Juego de Tronos: ¿Por qué Daenerys quema Desembarco del Rey?

Daenerys

A falta de un solo episodio para el final definitivo de Juego de Tronos, Daenerys (Emilia Clarke) se ha convertido en la mayor villana de esta historia. La khaleesi ha tomado la más cruel de las decisiones, llevándose por delante las vidas de miles de inocentes mientras montaba a lomos de Drogon, con el que se ha valido para reducir a cenizas todo Desembarco del Rey y la poderosísima Compañía Dorada -una flota que, en realidad, ha aguantado muy poco tiempo en pie-.


Daenerys se ha convertido, finalmente, en la digna sucesora de su padre, en la Reina Loca. Aerys II Targaryen amenazó durante su reinado con quemar toda la capital y, de hecho, ahí comienza la historia sobre por qué hemos visto tanto fuego valyrio durante los eventos del episodio. No obstante, Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau) se lo cargó antes de que llegara a cumplir su objetivo, y fue precisamente por eso por lo que el personaje se ganó el apodo de ‘Matareyes’.

Daenerys
Daenerys

Vale, puede que la conversión de Daenerys de heroína a villana haya sido particularmente apresurada en esta octava temporada, algo que ha defraudado a mucho a los fans. Sin embargo, tiene un sentido, que además ya fue adelantado en la segunda temporada. Concretamente, en ‘Jardín de huesos’ (2×04), en el que la Madre de Dragones increpa a los Trece de Qarth cuando no le brindan su ayuda ni a ella ni a su sediento y hambriento ejército de dothrakis: «Cuando mis dragones crezcan, recuperaremos todo lo que me arrebataron y destruiré a quienes me maltrataron. Devastaré ejércitos enteros y abrasaré ciudades hasta los cimientos». Avisados estábamos.

Daenerys
Daenerys

Leer más►Game of Thrones y la locura de Daenerys: ¿destruyeron los guionistas la construcción de una mujer empoderada?

Daenerys llegaba a Desembarco con la idea de proclamarse reina y de limpiar Poniente de tiranos, pero la Rompedora de cadenas parece destinada a convertirse en una dictadora más. De eso mismo se dio cuenta una vez que sonaron las campanas de rendición y pudo confirmar que, en realidad no infundía ningún respeto en la gente, sino miedo. Una decepción más que se une a los traumas por los que ha pasado en muy poco tiempo: las muertes de dos de sus dragones, así como las de sus dos mejores amigos Jorah y Missandei, todo sin que ella pudiera evitarlo; una «traición» por parte del hombre que ama y por su equipo de consejeros; la noticia de que alguien le precede en su carrera por el Trono, que es lo que tanto había ansiado conseguir durante toda su vida… Todo ha pasado muy rápido y, realmente, los esfuerzos que ha venido haciendo durante todo su largo viaje en la serie hasta ahora parecían carecer de resultados, por lo que ha decidido pasar a la acción y ejecutar su venganza.

Daenerys
Daenerys

Leer más►Crean petición de Game of Thrones para rehacer la última temporada

Por supuesto, había dos formas de afrontar esta situación: aceptar la rendición y sentarse en el Trono de manera «pacífica» y sin ocasionar más drama y muertes, o bien ir a por todas y dar rienda suerte a la locura. Finalmente, ha sucedido esto último, pero es que, como Varys bien advierte, los Targaryen son del todo impredecibles y nunca se sabe qué camino tomarán: «Dicen que cuando un Targaryen nace, los dioses lanzan una moneda y el mundo contiene el aliento».

Daenerys
Daenerys

NOTICIAS DESTACADAS