lunes 30 de marzo de 2020
Ocio |

Cómo plantar limones en una taza y darle un fresco aroma a tu hogar

Una de las cosas más placenteras es llegar a casa y disfrutar de ese ambiente único que nos ofrece el descanso reparador que necesitamos cada día

Es recomendable mantener cada espacio ordenado, y tener en casa plantas que transmitan buena energía y frescura. También, a través del aroma podemos relajarnos percibiendo sensaciones agradables por medio del olor que más disfrutemos.

Y qué mejor forma que tener un limonero en el interior de nuestro hogar, en esta oportunidad aprenderás cómo sembrarlo en una taza. Sí, en una taza podrás tener una planta de este fruto cítrico que tiene numerosos atributos.

Será una planta tan versátil que vas a poder colocarla en cualquier lugar de la casa, además de decorar le dará un aroma delicioso y relajante.

limonagua.jpg

Para sembrar tu limonero vas a necesitar estos materiales: varias semillas de limón, tierra, una taza mediana y agua.

1.- El primer paso es colocar las semillas en un recipiente con agua tibia para eliminar la piel que tengan. Es importante que la piel se desprenda por completo de las semillas para acelerar el proceso de su germinación.

2.- Después de asegurarte que no existan restos de la piel que recubre las semillas déjalas remojar de dos a tres días hasta que notes que van germinando un poco. Este procedimiento es determinante para garantizar un buen resultado.

3.- Añadir tierra en la base de la taza y posteriormente colocar las semillas germinadas cubriéndolas con más tierra. Podes usar piedras pequeñas para decorar la planta.

4.- Finalmente, notarás como comienzan a brotar las preciosas ramas con aroma a limón.

limonero

En este proceso a pesar de que es sencillo, hay que tener paciencia para esperar que la planta florezca. Pero vale la pena, el resultado es extraordinario.

La siembra de este limonero en una taza es una actividad divertida y fácil en la que se pueden involucrar a los más pequeños de la casa. Seguro disfrutarán el proceso mientras fortalecen el vínculo con sus cuidadores y aprenden sobre la naturaleza.