Cómo cuidar la piel de cada parte del cuerpo

Cada zona requiere de unos productos y unas rutinas determinados.


Cuando pensás en verano y cuidado de la piel, normalmente tenés en mente ponerte protector solar y aumentar el uso de productos para el rostro por la falta de hidratación. Sin embargo, el resto del cuerpo también necesita que le dediques un tiempo porque algunas áreas sufren aún más que tu cara el calor y la humedad. Del mismo modo, las quemaduras o eccemas también pueden aparecer en otras partes del cuerpo.

Sí, el rostro es la zona más vulnerable ante la exposición solar. Por eso, es importante usar una crema con protección de los rayos ultravioletas todos los días, sin importar si estás o no de vacaciones. De hecho, deberías tener este hábito durante todo el año y no solamente en los meses de calor. Acostumbrate a llevarlo encima para renovarlo cada cierto tiempo.

Cerca de la cara se encuentran el cuello y la zona del escote, dos zonas de las que no te podés olvidar porque si no las cuidás te aparecerán algunos signos de envejecimiento de forma prematura. Los dermatólogos indican que es mejor usar un producto específico para estas áreas del cuerpo y no la crema corporal genérica.

La piel que más se seca es la de los codos. Es más gruesa y de menor tirantez que en otras zonas por el movimiento del brazo. Admás, está en contacto con diversas superficies sin que te des cuenta, desde la mesa del escritorio hasta la arena en la playa. Para mantenerlos hidratados aplicá una crema varias veces al día.

Leer más ► Una dieta para tu piel: cómo hacer “ayunar” a tu cara te dará una piel radiante

Imagen relacionada

En invierno seguro que no te olvidás de cuidar la piel de las manos, pero en verano suelen pasar a un segundo plano. El agua, el sudor y la arena no son precisamente inofensivos. Las manos está sometidas a las inclemencias del clima y es una de las zonas que más revela tu edad. Usá una crema para que no pierdan elasticidad.

A la espalda tampoco le damos demasiada importancia, excepto cuando tomamos sol. Al igual que en otras partes, es necesario aplicar no solamente protector sino también una crema hidratante, por eso es bueno pedirle a tu pareja o un familiar o amigo que te ayude.

Leer más ► 6 recomendaciones para tensar la piel

Las piernas adquieren un fuerte protagonismo en verano. Con la mayor exposición al aire y al sol, más hidratación. Si al salir de la ducha ves una sutil capa blanca que desaparece cuando le aplicás crema, tu piel te pide más nutrición.

En una situación parecida se encuentran los pies, que pasan a estar prácticamente al descubierto con la llegada del buen tiempo. Con el calor, se incrementa el sudor y el roce con las sandalias o zapatos veraniegos. Una vez al día no te olvides de ponerte una crema específica para hidratar la zona. En el caso de que el calzado te haya provocado alguna herida, desinfectá y protegé la zona porque podés contraer infecciones.

Fuente: TN.com.ar

NOTICIAS DESTACADAS