Insisten con la importancia de la vacunación contra la gripe

actriz descubrimiento vacunación

Tras conocerse el caso de la embarazada rosarina internada por un cuadro de gripe A, desde el Ministerio de Salud de la Provincia insisten con la importancia de la vacunación de los grupos de riesgos contra este virus.

► Leer más: Una mujer embarazada, el primer caso de Gripe A

Soledad Guerrero, jefa de Epidemiología, habló por El Club de la Tarde y brindó precisiones en torno a la situación: “En el día de ayer recibimos desde el Hospital Clemente Álvarez una ficha de notificación sobre una paciente internada embarazada, diabética, con la comprobación por laboratorio de un estado gripal por virus H1N1, lo que comúnmente se conoce como gripe A”, señaló.

“La paciente, de 32 años de edad y 21 semanas de embarazo, reunía todas las condiciones de riesgo que el Ministerio de Salud contempla para el acceso gratuito a la vacuna antigripal. Desconocemos por qué no se la había colocado, a pesar de que en la historia clínica del centro de salud donde se controló el embarazo figura que se le había indicado y recomendado la inoculación de la vacuna en repetidas ocasiones”, detalló Guerrero.

Además, indicó que “la evolución de la paciente es buena”.

La funcionaria insistió en que “es muy importante que los grupos de riesgos accedan a la vacunación, porque así se previenen las complicaciones graves que pueden traer los virus de la gripe. Es necesario que toda la población tenga esto presente”, remarcó.

Los grupos de riesgos que deben vacunarse contra la gripe

– Embarazadas

– Puérperas que no hubieran recibido la vacuna durante el embarazo

– Niños de 6 a 24 meses de edad

– Personal del sistema de salud

– Adultos mayores de 65 años

Personas entre los 2 y 64 años con alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • Enfermedades respiratorias crónicas: hernia diafragmática, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema congénito, displasia broncopulmonar, traqueostomizados crónicos, bronquiectasias, fibrosis quística, etc.; o asma moderada y grave.
  • Enfermedades cardíacas: insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, reemplazo valvular, valvulopatía; o cardiopatías congénitas.
  • Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológica): infección por VIH; utilización de medicación inmunosupresora o corticoides en altas dosis; inmunodeficiencia congénita; asplenia funcional o anatómica (incluida anemia drepanocítica); desnutrición grave.
  • Pacientes oncohematológicos y trasplantados: tumor de órgano sólido en tratamiento; enfermedad oncohematológica, hasta seis meses posteriores a la remisión completa; trasplantados de órganos sólidos o precursores hematopoyéticos.
  • Obesos con índice de masa corporal (IMC) mayor a 40.
  • Diabéticos.
  • Pacientes con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses.
  • Pacientes menores de 18 años con retraso madurativo grave.
  • Pacientes con síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves.
  • Tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años.
  • Personas convivientes con enfermos oncohematológicos.
  • Personas convivientes con bebés prematuros.
Otras medidas de prevención

– Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente

– Evitar cambios bruscos de temperatura

– Toser o estornudar cubriéndose la boca con la manga superior de la camisa en lugar de las manos

– Mantener una alimentación saludable

– Descansar lo suficiente

– Evitar el contacto cercano con personas enfermas


► Volvé a escuchar la entrevista

NOTICIAS DESTACADAS