Cómo será el canal que se construirá entre Villa Minetti y el límite con Chaco

El Gobierno Nacional invertirá $ 750 millones en la obra, que correrá paralela a la ruta interprovincial 35. Tendrá el objetivo de conducir los excesos de lluvia hacia los Bajos Submeridionales. Los mapas para comprender cómo funcionará el canal.


Por Gastón Neffen

Las inundaciones del verano en el noroeste de Santa Fe pusieron en foco la necesidad de una obra estratégica: un canal distribuidor que conduzca los excesos hídricos hacia el río Salado y los Bajos Submeridionales, que en forma progresiva los llevan hacia la enorme cuenca del río Paraná, aguas abajo.

La gente de Villa Minetti, El Nochero y Santa Margarita no sólo padeció el diluvio de finales de diciembre y principios de enero (más de 400 milímetros en tres semanas). Cuando dejó de llover se enfrentaron con otro problema: el agua quedó estancada en los campos y tardó una eternidad en escurrir hacia los bajos (en algunos casos, nunca se fue), con el acuífero -la napa- saturado de agua.

Ayer, el Gobierno Nacional se comprometió a financiar un canal distribuidor de 54,8 kilómetros en el límite entre Santa Fe y Santiago del Estero. En diálogo con Aire Digital, Juan Carlos Bertoni, secretario de Recursos Hídricos de Santa Fe, precisó que Nación invertirá $ 750 millones en la primera etapa de la obra: los casi 55 kilómetros que van entre Villa Minetti y el límite provincial con Chaco, cerca de Gato Colorado. En el proyecto completo, que tiene 145 kilómetros, este segmento se denomina tramo IV. “Va a conducir los excesos pluviales que bajan desde Santiago del Estero hacia la Cañada de las Víboras, una de las puertas de entrada a los Bajos Submeridionales”, explicó el funcionario.  

Este mapa, que elaboraron especialistas del Instituto Nacional del Agua (INA) a partir de información de las áreas técnicas del gobierno provincial, es importante para entender cómo se mueve el agua en los Bajos Submeridionales y dónde está ubicada la Cañada de las Víboras.

La obra también incluye el alteo de la ruta interprovincial 35, las alcantarillas y los puentes. Se estima que terminar los pliegos y licitar los trabajos llevará entre cuatro y cinco meses. Una vez que comiencen la construcción del canal, el plazo de ejecución es de 20 meses. La decisión de financiar la obra fue anunciada ayer, en el marco de una reunión de la que participó Rogelio Frigerio, ministro del Interior, los gobernadores Miguel Lifschitz (Santa Fe) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero), el ministro de infraestructura santafesino José Garibay y el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de Nación Pablo Bereciartúa.

Bertoni, que también participó del encuentro, contó que se decidió priorizar el tramo IV del proyecto porque casi no existían obras de infraestructura hídrica de esta escala en este rincón del noroeste santafesino.

¿Qué pasa con los otros tramos? “El tramo I ya fue desarrollado parcialmente por Santiago del Estero y en un futuro próximo habrá que readecuarlo. Lleva agua hacia el sur; es decir, al río Salado, en un caudal que es insignificante para dicho curso. Los tramos II y III deberán ser objeto de estudios conjuntos entre ambas provincias”, adelantó Bertoni.

El secretario de Recursos Hídricos informó que el tramo I del canal no va a generar un aporte significativo al Salado. Es una aclaración importante porque las crecidas de este río siempre preocupan a la gente que vive en el área metropolitana de Santa Fe, Santo Tomé y Recreo, entre otras localidades.

NOTICIAS DESTACADAS