Luchó con su vecino ladrón y ahora dice: “Tengo miedo, me la jugué demasiado”

Antonio es el dueño de dos comercios en Barrio Centenario. Esta mañana se enfrentaron, forcejearon y se golpearon con el delincuente, conocido de la zona, que lo asaltó. El ladrón estaba armado con una pistola 9 mm y una bala en la recámara. El comerciante ahora teme por su vida.


Antonio tiene dos comercios en Rodríguez Peña al 500, pleno Barrio Centenario. Este jueves santo estaba estacionando el coche cuando advirtió a un chico joven corriendo con un arma en la mano.

Leer más►Robaron y golpearon a un comerciante en barrio Centenario

Lo que sigue, es el escalofriante relato del momento en que Antonio, sin pensarlo “se debatió” entre la vida y la muerte. “Le apuntó a mi novia y le pidió plata. Se dio vuelta y me quiso apuntar con el arma pero yo lo encimé y le pegué un cabezazo. Tenía una bala en la recámara de una 9 mm. Con los gritos de mi novia llegó mi empleado y lo pudimos reducir, le quitamos el arma y lo tiramos al suelo”.

A los minutos llegó la policía. El delincuente tenía un arma calibre 9 mm con ocho balas y una en la recámara. Para el comerciante, el ladrón no disparó porque él rápidamente se le fue encima y no le  dio tiempo.

“Me pedía por favor que lo suelte porque si caía nuevamente preso no iba a salir más por los delitos anteriores”, comentó Antonio.

Tal cual lo dijo el comerciante, el ladrón es Marcelo Osmar “el Orejón” Caparelli quien estuvo imputado por el homicidio de Fabricio Echagüe en 2015.

El comerciante está preocupado ahora por su seguridad.

“Mi problema es que este chico salió hace una semana, que voy a hacer yo en dos o tres años cuando vuelva a salir. Le pregunto al fiscal y al juez como ciudadano qué hago; si sale y me mete un tiro…la represalia de los parientes”.

Leer más►Imputaron a tres personas por el homicidio de Fabricio Echagüe

Antonio continuó ” si yo cierro y atiendo tras las rejas, tengo que rajar cuatro pibes que son del barrio y dejarlos sin trabajo. Tengo miedo, no se si cerrar el negocio. Salvo que me compre un arma y mate al delincuente que venga a robarme”

Por último, Antonio aclaró que se siente desconcertado por lo ocurrido. Trabaja 15 horas por día. Se sometió a dos cirugías de corazón y tiene dos bypass. Teme por su salud.

 

 

NOTICIAS DESTACADAS