¿Quién era Érica Soriano?

Cuando conoció a Daniel Lagostena, 20 años mayor que ella, se fue a vivir con él, quien la hostigó hasta matarla.

 

Erica Soriano (30) era de Villa Adelina y la tercera de cinco hermanos. Su papá había fallecido dos meses después de iniciada su relación con Daniel Lagostena, 20 años mayor que ella. Apenas llevaba casi nueve meses de relación y cuatro de convivencia cuando él la mató, con un embarazo de dos meses.

 

La joven conoció a Lagostena de casualidad. No era de su entorno, de su barrio, ni tenían personas en común. Pero muy pronto dejó todo por él, quien con el correr del tiempo no le permitiría ver a su familia.

 

“Ella iba a ir a un programa de televisión y él había conseguido una changa armando la tribuna y contactando a la gente. Erica dejó su celular y al tiempo Daniel le empezó a escribir. Hablaron, se conocieron, salieron”, contó a Clarín Brenda, hermana de la víctima, sobre el inicio de la relación.

 

“Habrán empezado a salir en diciembre de 2009. En abril ya estaban viviendo juntos. Él le prometió el oro y el moro para que se fueran a Lanús, ella creyó que si se iba a vivir con él, iba a calmar los celos, lo podría ayudar. Después buscaron el bebé y él la fue manipulando en todo”, añadió.

 

Erica había sido madre adolescente. Su hija Florencia tenía 12 años cuando conoció a Lagostena. Ahora, con 19, la chica fue mamá, horas antes de conocerse el veredicto. Los tres convivieron en la casa de Lanús hasta que la nena no aguantó más y decidió irse con su papá.

“Flor estaba incómoda viviendo con él. Contaba que Daniel no dejaba a Erica ni un minuto. Todo el tiempo estaba encima, controlándola. Y generaba peleas entre ellas. Después nos dimos cuenta de que quería quedarse solo con ella, hizo todo para que la nena quisiera irse. Pero cuando Flor se mudó con su papá, mi hermana se desesperó. Le dejó de dar bola a Daniel. Lo único que quería era arreglar las cosas con ella. Venía a verla, nos pedía ayuda y esa situación a Daniel lo desesperaba porque no la podía controlar”, detalló Brenda

 

Los testimonios de la familia de Erica, de sus amigas, de sus compañeras de trabajo y de Florencia dejaron en claro que Lagostena controlaba y celaba a su pareja, alejándola de su entorno. “Si Daniel se entera me mata” o “Estoy viviendo una pesadilla” eran las frases que más repitió en los últimos meses de vida.

 

Hoy, tras casi ocho años, finalmente Lagostena fue condenado por el crimen. Este viernes 13 de julio se dará a conocer el monto de la pena.

 

Fuente: www.clarin.com

Noticias Destacadas