Es científica del Conicet y participó de un concurso por falta de fondos para investigar el cáncer

conicet

Marina Simian, una bióloga que dirige un grupo de investigación de la Universidad de San Martín que busca encontrar la cura contra el cáncer, concursó en el programa de Santiago Del Moro y se llevó medio millón de pesos.


“Vinimos acá porque si recaudamos algo es para la investigación”, aseguró Marina Simian, la bióloga del Conicet que dirige un grupo de investigación de la Universidad de San Martín que busca nuevas terapias contra el cáncer, que sorprendió a Santiago Del Moro en “¿Quién quiere ser millonario?” al revelar que participaba del programa para juntar fondos para su investigación. La científica se llevó medio millón de pesos.

“No nos depositan los subsidios que tenemos ganados. Me anoté porque soy osada y me pareció una oportunidad. Pueden venir cuando quieran a ver el trabajo que hacemos”, aseguró la investigadora que reveló que usará el dinero para comprar reactivos para su investigación.

“¿Qué famoso certamen de belleza tuvo como primera ganadora a Miss Suecia, en 1951?”, le preguntó Del Moro para que pudiera ganar los 500 mil pesos. Simian usó el comodín del público y las personas del público eligieron la opción “Miss Mundo”. “Me emociono porque está difícil y uno le pone mucho. Es mucho esfuerzo el que hacemos”, aseguró entre lágrimas la investigadora al ganar el premio.

La historia de Marina se volvió viral y estalló en las redes sociales luego de que revelara el motivo por el que decidió concursar en el programa.

La crítica situación de la ciencia y la tecnología

Los investigadores y científicos argentinos hoy en día se encuentran en alerta roja por el recorte presupuestario que sufren día a día en su trabajo. Desde cobrar los salarios atrasados y no contar con los insumos para sus proyectos, hasta tener que ponerse al hombro las tareas de mantenimiento de sus institutos porque ya no hay plata “ni para el detergente”.

“Para el gobierno actual el conocimiento no es un insumo para el desarrollo”, sostuvo un mes atrás el diputado nacional y presidente del Conicet entre 2012 y 2015, Roberto Salvarezza, en diálogo con Aire de Santa Fe. “Hace tres años que Macri y (el secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino) Barañao pusieron fin a una política de crecimiento y expansión del Conicet y discontinuaron el Plan Argentina Innovadora 2020, que preveía aumentar la cantidad de científicos en el país”, destacó Salvarezza.

Leer más ► “Cambiemos decidió que Argentina sea un país periférico y sin ciencia”

“Argentina es un país que necesita más investigadores, sólo tiene 3 investigadores cada mil habitantes. Si bien es el mejor dato de Latinoamérica, está lejos de Israel o Australia, los modelos del gobierno actual, que tienen 14 o 9”, sostuvo.

Los salarios atrasados generan una dinámica expulsiva de los científicos y profesionales más calificados. Pero para los científicos, quedarse en la Argentina tiene sus costos que van más allá de lo estrictamente salarial: para muchos, llevar adelante sus proyectos científicos se torna una odisea ante la escasez de recursos y las demoras en el pago de subsidios.

“Con salarios tan bajos, institutos desfinanciados y escasas perspectivas de conseguir un trabajo estable, muchos optan por renunciar y, en algunos casos, por buscar opciones en el exterior. La política científica fue muy nociva en estos tres años”, insistió Salvarezza y agregó: “Estas medidas son un retroceso de todo lo que se había logrado durante décadas”.

El legislador lamentó que “nos dedicamos a perder recursos humanos calificados” cuando “esto se resolvía con muy poco dinero”. “Es una cifra no significativa en el Presupuesto Nacional, que no impacta. No es una decisión económica, es política: Macri y (Lino) Barañao han decidido que Argentina sea un país periférico, subdesarrollado, sin ciencia y sin tecnología“, concluyó.

Aire de Santa Fe se comunicó con Pablo Bolcatto, un científico santafesino, para conocer sobre lo que vio en el programa y como es al realidad de la vida científica en la Argentina.

“Cuando vi que hay había una científica, me quedé ahí clavado para ver qué pasaba”, comentó al momento de ver a Marina Simian participando del programa.

“Evidentemente la sucesión de emociones fueron muchas desde indignación por la situación, de preocupación y también, me gustó, una sensación de agrado por qué vi que se estaba visibilizando muy fuertemente en un lugar de mucha exposición, el problema que tiene todo el sistema científico y tecnológico de Argentina”.

Explica como es el sistema de investigaciones en la Argentina y como esto está sufriendo cada vez más, “Los investigadores realizan sus investigaciones  por que ganan concursos en los cuales les asignan recursos de dinero, lo que se llama subsidio. Uno concursa entre muchos, interpone su curriculum de todo su grupo de trabajo y entonces le dan dinero, tanto para viajar, para los congresos como para los insumos”.

“En lo que es operativamente, en una disminución de recursos enorme. Una disminución de dinero dedicado a la investigación pero que eso tiene que ver, que está sustentado en un modelo político en el que ahora se está tratando de reactivar la economía en vez de ir a una economía del conocimiento”.

“Ella ganó medio millón de pesos, que son 10 mil dólares y para un trabajo experimental, no le sirve para comprar ningún insumo, ningún equipo y a lo sumo le sirve para comprar una serie de insumos que todos sus becarios puedan seguir trabajando”, comentó el científico.

NOTICIAS DESTACADAS