Cuatro personas murieron por inhalación de monóxido de carbono

monóxido de carbono

Cuatro personas murieron intoxicadas con monóxido de carbono en las últimas horas en incidentes ocurridos en las provincias de Neuquén y Córdoba.


Redacción Aire Digital / Fuente NA

En la localidad patagónica de Zapala, una pareja de jóvenes fue hallada sin vida en un domicilio situado en Molina Campos al 300.
Según difundió el sitio LMNeuquén, el dueño de la propiedad le había prestado la casa a un amigo y cuando el último domingo a la tarde pasó por el lugar, miró por una ventana y observó que una mujer yacía en el suelo.

Leer más ►Una familia murió por inhalación de monóxido de carbono

En el domicilio fueron encontrados muertos Héctor Silva, de 23 años, y su pareja de 28, Lorena Yunes. Al parecer, los jóvenes habían intentado calefaccionarse con un horno que se encontraba conectado a una garrafa y ambos murieron por inhalación del monóxido de carbono.

El director de Seguridad de Zapala, Julio Peralta, precisó que en la casa había “300 unidades de monóxido, un valor muy alto”. En tanto, en el barrio Devoto, de la ciudad de Córdoba, Luisa Trinidad Almada, de 64 años, y su esposo Carlos Durán, de 54, fueron hallados también fallecidos y las sospechas apuntan a que los decesos se produjeron por la inhalación del mismo gas. Amigos y allegados de la pareja llamaron a la Policía al intentar comunicarse con los ancianos en reiteradas oportunidades sin obtener respuesta.

Los cuerpos fueron retirados por la Policía Científica y trasladados a la morgue del hospital Iturraspe de la localidad de San Francisco, en donde se les practicará una autopsia que determinará las causas de muerte, aunque los primeros indicios apuntaban a la inhalación de monóxido de carbono.

Leer más ►Recomendaciones ante el peligro de intoxicaciones por monóxido de carbono

Según el sitio de la empresa Metrogas, “el monóxido de carbono es una sustancia tóxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración. Puede provocar dolor de cabeza, náuseas, vómitos, desmayos e, incluso, la muerte“. El gas es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos, mientras que carece de olor, sabor y color.

Para evitar serias consecuencias, la firma recomienda “la correcta instalación de los artefactos por un gasista matriculado y mantener bien ventilados los ambientes“.

NOTICIAS DESTACADAS