Desde 2019 ya no se venderá carne “de ternera”

ternera

La medida regirá desde el 1 de enero del próximo año. Buscan incrementar la producción.


Por una decisión de la Secretaría de Agroindustria, a partir del 1º de enero de 2019 entrará en vigencia un nuevo sistema de tipificación de hacienda y reses bovinas que elimina la categoría “ternera” para la faena. Será reemplazada por vaquillona o el novillito liviano.

El sistema de clasificación de vacunos vigente fue establecido en 1973 por la Junta Nacional de Carnes. Sólo tiene en cuenta el peso, sexo y conformación de los animales.

Hoy se considera carne de ternera a la res con hueso de hasta 230 kilos, mientras que las vaquillonas o novillitos livianos llegan hasta los 390 kilos.

Nuevo sistema de clasificación

A partir de enero de 2019, además del peso del animal se sumará como parámetro para catalogar la hacienda la dentición del ganado.

Se identificarán las categorías 2D (hasta dos incisivos permanentes), 4D (más de dos y hasta cuatro incisivos permanentes), 6D, 8D y +8D (ocho incisivos permanentes con desgaste).

De esa manera, por ejemplo, las vacas especiales comenzarán a categorizarse como “joven” (seis dientes) o “adulta” (más de ocho dientes), para luego subcategorizarla como “livianas” (hasta 430 kilos) o “pesadas” (más de 430 kilos).

Leer más ► Carne para pocos: la inflación golpeó más duro en los cortes populares

Más carne a menor costo

Con este sistema se intenta desmitificar que la calidad de un corte de carne bovina esté relacionado con la necesidad de sacrificar a un ejemplar de muy corta edad.

Así lo explicó por Aire de Santa Fe Miguel Schiaritti, presidente de la Cámara de Industriales de la Carne. “El objetivo principal de esta medida es que la producción de carne crezca. Si lográramos aumentar en 50 kilos el promedio de cada res faenada, la Argentina produciría 700 mil toneladas más de carne cada año, con el mismo stock y con los mismos animales en el campo”, precisó.

Además, el entrevistado argumentó que la terneza de la carne no depende necesariamente de la edad de la res, sino de que la pieza haya tenido el “tiempo de maduración” suficiente. “La maduración es dejar la carne a 4 grados centígrados o menos durante 7 días, hasta que se diluya el rigor mortis. Si la carne no tuvo el tiempo de maduración necesaria, va a ser dura, no importa cuál sea la edad del animal”, detalló Schiaritti, y advirtió que en la gran mayoría de carnicerías y supermercados el tiempo de maduración no es el suficiente.

“La decisión de la Secretaría de Agroindustria es una buena medida en pos de aumentar la producción: permitirá tener más carne con menos costo”, concluyó.

Noticias Destacadas