Una economía paralizada y con un horizonte incierto, la mirada de tres economistas santafesinos

como ser exitoso economia digital

La economía argentina se encuentra paralizada, con un dólar en constante vaivén, restricciones en ventas y aumentos indiscriminados. La incertidumbre no se disipa, mientras que el gobierno nacional prepara una serie de medidas que buscarán aplacar los efectos de una devaluación que superará el 30%.


Redacción Aire Digital

Una pizarra volátil, el parate de las ventas, suspensión en la comercialización de productos esenciales como la harina o el aceite, son sólo algunas de las consecuencias que sienten hoy los argentinos tras las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del domingo. La aplastante derrota que sufrió el gobierno nacional contra el Frente de Todos fue determinante para que el mercado financiero reaccionara. En menos de cuatro horas el peso se depreciaba un 30% frente al dólar que daba un salto de $45 a $60 pesos.

Una economía paralizada es la que se observa desde el lunes en la que la mayoría de los sectores están a la espera de que el contexto se estabilice, restricción en la venta de productos básicos como la harina y el aceite, aumentos desmedidos en las góndolas de los supermercados, son sólo algunas de las consecuencias que atraviesa el país.

El economista Diego Añaños dialogó con Aire Digital y analizó los factores que colaboraron para que la economía argentina se encuentre hoy en un parate general. Al momento de analizar la disparada del dólar sostuvo que se debe hacer foco en el “montaje escenográfico”  que se plantó desde el viernes pasado en el país cuando la bolsa registró una pequeña alza en sintonía con una leve baja de divisa norteamericana.Algo que nadie esperaba.

Añaños atribuyó este comportamiento a una operación de triangulación orquestada desde los Estados Unidos, cuyo objetivo era generar un clima de euforia electoral. “Eran mentiras, la euforia económica se debió a que las empresas y agentes financieros tenían noticias de que el gobierno iba a hacer una gran elección”, explicó el catedrático.

“Lo que se estaba preparando era un fuerte contraluz con lo que paso el lunes.— asegura Añaños— El gobierno tenía los números, sabía que perdía por una paliza importante y el lunes es eso, una reacción inmediata de sectores que están ligados al gobierno, pero por otro lado también de buena parte del mundo financiero lo que está haciendo es una prueba de fuerza, está enviando una señal y esta pidiendo un interlocutor”.

Sobre esto último Añaños hizo foco en la falta de credibilidad de la figura de Macri. “Macri no va a ser presidente en diciembre. Lo que están pidiendo los agentes económicos y financieros es un interlocutor que sería Alberto Fernández”, sostuvo el especialista en economía.

Falta de intención

El economista no dudó en asegurar que el gobierno podría haber revertido la situación si habría tenido la intención política. “El domingo a la noche ya se sabía lo que venía. Sin embargo se decidió pautar una reunión de gabinete para la tarde del lunes. Está claro que la dejaron correr y la empujaron“, afirmó Añaños.

El escenario que se avizora en materia económica no es positivo y las posibilidades de revertir el contexto actual podrían darse a largo plazo. Con una devaluación que superó el 30% se debe prever un índice inflacionario superior al del 2018. “Esto genera muchísimo párate, si se sale a la calle nadie tiene precio ni vende porque no sabe a que precio va a reponer”, detalló el especialista en materia económica.

Añaños aseguró que el sobresalto en materia económica será una constante hasta octubre. “Sin dudas en el corto plazo vamos a tener complicaciones, hasta podría haber desabastecimiento, subas desmedidas de precios. Estas cosas se van a replicar”, adelantó el consultado.
Un factor que podría colaborar a aplacar el contexto es la respuesta que pueda dar el candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández al momento de reunirse con el oficialismo.

Cambio de mando

Al ser consultado sobre la transición que deberá afrontar el oficialismo de ahora a diciembre, Añaños aseguró que uno de los graves problemas que puede afrontar Macri es la falta de gobernabilidad, los resultados de las Paso lo reflejaron.
Mientras que la futura gestión tendrá un respiro en el inicio de su mandato, una etapa conocida como “luna de miel” en la que la sociedad estará expectante a las medidas que se tomen aún sabiendo que sus efectos tardarán en surtir efecto.

“Es un margen de 100 días que tiene un gobierno para ver las primeras señales a los diversos sectores. Los primeros momentos van a ser complicados porque lo que recibe es complicado”, finalizó Añaños.

 

Vulnerabilidad económica

El periodista y economista Diego Rubinzal también brindó su perspectiva sobre el escenario económico que se desató en las últimas horas. Al respecto atribuyó la problemática al programa económico que se implementó y el cual dejó al descubierto la vulnerabilidad de la economía argentina cuyo problema estructural es la falta de dólares.

Al respecto recordó la corrida cambiaria que se registró en abril del año pasado luego de que el oficialismo ganara las elecciones legislativas.

“Macri hizo una campaña en base a la lluvia de inversiones y eso no paso. Los únicos capitales que vinieron fueron especulativos, que entran para hacer una gran diferencia alimentados por la bicicleta financiera que facilitó el gobierno primero con las Lebac, luego con las Leliq,transforman los pesos en dólares y se los llevan afuera”, explicó el economista.

Rubinzal sostuvo que esta dinámica se venía dando desde el primer semestre del año, cuando los capitales especulativos se llevaron 2.800 millones de dólares. “Lo que se hizo ahora después de las elecciones fue profundizar esa huída”, afirmó.

 

Comportamiento preocupante

En relación a los vaivenes que registró el dólar en las últimas 48 horas aseguró que es “preocupante” y que es necesario que este se estabilice lo antes posible y es que las consecuencias de esta situación se traducen en la paralización del mercado. “La economía está paralizada y es imperioso que el gobierno estabilice el tipo de cambio”, manifestó Rubinzal.

Para llevar a calma a los mercados en el corto plazo el gobierno cuenta con una serie de herramientas que se podrían aplicar en caso de tomar la decisión política de hacerlo. En esa lista Rubinzal destacó la posibilidad de intervenir en el mercado de futuro del dólar, como lo había hecho semanas atrás. Otra medida que puede colaborar a paliar el contexto actual y bajar el valor de la divisa norteamericana consiste en la venta de dólares.
“Estamos en una situación de emergencia, me parece que acá hay que sentarse rápidamente, no ayuda lo de la conferencia de prensa del lunes en la que no asumió responsabilidad. Esto fue leido así en todo el mundo”, sostuvo el especialista.

En torno al anuncio de las medidas para contener la economía, Rubinzal sostuvo que estas deberían haber sido rápidas. Sin embargo ahora solo restará esperar los lineamientos a seguir y si estos tienen o no efectividad.

Sobre el camino que le resta recorrer al oficialismo de aquí a diciembre y tomando como punto de partida los resultados que dejaron las Paso, Rubinzal destacó que el gobierno debería acordar una suerte de impasse en la campaña electoral para encabezar un diálogo responsable con la oposición. “El que gobierna es Macri, la responsabilidad es de él hasta el 10 de diciembre”, concluyó el especialista.

 

Efecto adelantado

La licenciada en Economía María Celina Calore descartó que la disparada del dólar esté relacionada con la falta de confianza ante la victoria del Frente de Todos.”El cambio venía siendo contenido artificialmente”, afirmó la especialista.

Por otro lado recordó el incremento que registró la divisa como consecuencia de la devaluación del Yuan y el enfrentamiento entre China y EE.UU.
Los efectos reales son los que más consecuencias tendrán para la ciudad, dado que el incremento del 30% que hasta ahora tuvo la moneda, es la traslación de la devaluación a los productos de consumo cotidiano. “En el mejor de los casos hay nuevos precios pero en otros directamente no hay ventas. Lo frena la economía”, afirmó Calore.

En el corto plazo se deberá esperar a que el dólar encuentre un techo, si bien ahora está muy volátil, el gobierno tiene herramientas de intervención. “El lunes subió la tasa de las Leliq un 64% , pero así y todo el dólar subió”, ejemplificó la consultada.
Este comportamiento está ligado al comportamiento de los inversores financieros que trajeron sus capitales al país en bonos o acciones, sin embargo al avizorar la posibilidad de un cambio de gobierno,se retiran.

Los argentinos evidenciaremos dos escenarios hasta fin de año, el que resta a octubre es el primero que habrá que atravesar. En ese sentido Calore adelantó que habrá que esperar las señales que dará el gobierno nacional. “Es el que se tiene que hacer responsable de lo que ocurre con el tipo de cambio. Porque no olvidemos que la inestabilidad del mercado se da por decisión de liberarlo y dejar que entren y salgan capitales especulativos”, explicó.
En segundo lugar el gobierno deberá plantear una transición que se de con compromiso.

NOTICIAS DESTACADAS