Triple Fuga: condenaron a los hermanos Lanatta y a Schilacci

La justicia santafesina los sentenció a 7 y 8 años de prisión. La Fiscalía había pedido 15 años para los imputados.


La justicia de Santa Fe condenó a Martín Lanatta a 7 años de prisión en tanto que a Cristian Lanatta y Víctor Schilacci a 8 años. La sentencia fue por los delitos que cometieron en territorio santafesino durante la famosa “Triple Fuga”. Los magistrados fueron Eduardo Pocoví, Sandra Valenti y Pablo Busaniche.

La diferencia en las condenas radica en que Martín Lanatta fue detenido previo a los otros dos prófugos. Es por eso que fue condenado por delitos de dos privaciones de la libertad y dos hechos de robo. En tanto los otros dos acusados fueron condenados por tres privaciones de la libertad, dos hechos de robo y portación de arma de fuego.

El tribunal de juzgamiento

Leer más► “La fuga era lo que nos iba a mantener con vida”, dijo Martín Lanatta

Alegatos finales

El viernes 30 de noviembre se realizaron las exposiciones de cierre en el juicio. El fiscal pidió 15 años de prisión; el defensor, la absolución.

En un primer término el fiscal del MPA Estanislao Giavedoni, acompañado por las Dras. María Eugenia Abrigo y Juliana Curioni, repasó los hechos endilgados a los imputados e insistió con la sentencia condenatoria.

Al referirse a las privaciones de la libertad del ingeniero agrónomo, de la pareja de Campo del Medio y del empleado de la arrocera, Giavedoni insistió que ninguno de los hechos fue negado ni por la defensa ni por los imputados.

Además el fiscal insistió en el temor infundido a las víctimas, quienes no tuvieron alternativa ni posibilidad de acción frente a tres personas armadas que los abordaron por la fuerza y los retuvieron contra su voluntad.

Especialmente hizo hincapié en la presencia de los acusados en la ciudad de Santa Fe, circulando con armas de grueso calibre, y cómo se vio alterado el ritmo de vida de los vecinos de localidades más pequeñas como Helvecia, Cayastá, Matilde, Campo del Medio, con presencia de los medios de prensa, de las fuerzas de seguridad, y de tres personas fuertemente armadas que estaban siendo buscadas.

Giavedoni dio por probada la materialidad de los hechos, especialmente por los testimonios de las propias víctimas y de los policías que participaron en los operativos.

Por último, el fiscal cuestionó la teoría del caso de la Defensa, que en su alegato de apertura anticipó que pediría la absolución de los tres imputados por entender que obraron bajo un estado de necesidad justificante.

Para el acusador público, los acusados siempre tuvieron la posibilidad de realizar otra conducta, y no lo hicieron. Argumentó que no se probó un supuesto plan para matarlos, y que hicieron lo que los hacía sentir más seguros: privar de la libertad a las personas, usar las armas y robar los vehículos.


La información desde Tribunales►

NOTICIAS DESTACADAS