Reconstruyeron el paso de los prófugos de la Triple Fuga en San Carlos

Jueces, fiscales y policías revivieron lo sucedido aquel enero de 2016.


Los protagonistas de la triple fuga del penal de General Alvear comenzaron a rendir cuentas ante la justicia santafesina esta semana. Los hermanos Lanatta y Schillaci son juzgados en los tribunales federales por las agresiones a dos gendarmes en una zona rural de Matilde.

Este hecho ocurrió el 7 de enero del 2016 antes de las 7 de la mañana, cuando agentes de las fuerzas de seguridad buscaban a los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci, que se habían fugado del penal de General Alvear el 27 de diciembre de 2015.

La investigación permitió establecer las circunstancias en la que se produjo la agresión a los gendarmes y el robo de varios elementos.

La reconstrucción del hecho

Testimonios

Según los primeros testimonios, el comandante principal José María Valdez y el suboficial principal Roberto Aníbal Encina realizaron el rastrillaje en un móvil no identificable por indicaciones de vecinos de la zona. Al avistar a los tres hombres descendieron del vehículo, se identificaron como gendarmes y les solicitaron a los sospechosos que hagan lo propio.

Estos tres respondieron ser policías y acto seguido apuntaron contra los dos integrantes de la fuerza federal: Martín Lanatta apuntó con un FAL a Valdez, y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci se encargaron de Encina.

A continuación le sustrajeron el arma reglamentaria, el chaleco antibalas y la radio al suboficial, mientras Martín Lanatta le disparaba en el brazo a Valdez desde una distancia aproximada de 15 mts.

Una tapera en la zona

En el lugar de los hechos

Este jueves, se realizó la reconstrucción de los hechos donde los gendarmes estuvieron cara a cara con los prófugos. Hasta la zona rural de San Carlos se llegaron jueces, peritos, personal policial y distintas personas que debieron corroborar lo sucedido aquel enero de 2016.

En una zona de campos, que en aquel momento estaban sembrados con soja, se ocultaron los Lanatta y Víctor Schillaci. Se refugiaron varios días dentro de una tapera donde intentaron sobrevivir hasta que los gendarmes los descubrieron.

Qué dijeron los gendarmes

Según el testimonio de Encina,  “teníamos orden de no dispararle a nadie. Había mucha gente armada”. A continuación, el uniformado expresó que cuando se le acercaron las dos personas uno lo golpeaba con el arma en el pecho y le decía “dame el arma, no te quiero matar boludo”, mientras el otro lo despojaba del handy y el chaleco.

La tapera donde permanecieron ocultos los Lanatta y Schillaci 

Así se encuentra abandonado el lugar hoy

“Entonces escucho una estampida, me doy vuelta y veo que Valdez se agarra el brazo y se cae. Entonces me rendí, me sacaron el arma y se fueron corriendo para la camioneta” relató el testigo. Seguidamente manifestó que entonces procedió a asistir al gendarme herido, que fueron hasta la zona del camino por donde venía una de las camionetas identificadas y le hizo seña para que siga a la Berlingo. “Otra camioneta subió a Valdez para llevarlo al hospital y yo me quedé ahí a pie, y después no sé que pasó” expresó Encina.

Por su parte, Valdéz explicó que al notar que los tres extraños portaban armas largas comenzaron a distanciarse con Encina, que dos fueron con su compañero y uno quedó apuntándolo a él. El testigo expresó que “siempre me tuvo en la mira, desconozco por qué me apuntó al brazo”, y al igual que su compañero Encina, explicó que si querían podrían haberlo matado pero desconoce por qué no lo hicieron.

El camino por el que escaparon

Lo cierto es que luego de este enfrentamiento, los Lanatta y Schillaci lograron escapar. Así prosiguieron por varios días su fuga hasta que fueron descubiertos el 11 de enero. Ese día, Christian Lanatta y Víctor Schillaci fueron recapturados en las instalaciones de la Arrocera Spalletti, en las afueras de Cayastá.


El móvil desde el lugar►

Noticias Destacadas