Para la Justicia, el anciano que atacó a machetazos a un joven intentó defenderse

El juez Sebastián Creus revocó la prisión preventiva de Timoteo B., un hombre de 75 años imputado por tentativa de homicidio. El camarista entendió que la evidencia no conmueve el principio de inocencia.


 

Redacción Aire Digital

El juez de la Cámara de Apelaciones Sebastián Creus revocó la prisión preventiva domiciliaria impuesta a Timoteo B., un hombre de 75 años imputado como autor de la “tentativa de homicidio” de “Chucky” Lizondo y además cuestionó la investigación policial y fiscal ya que entendió que es posible que el imputado haya actuado en “legítima defensa”, como declaró desde un primer momento.

Leer más ► La defensa insiste que el ataque a machetazos a “Chucky” fue en legítima defensa

Lizondo fue atacado a machetazos durante la madrugada del 5 de mayo en Facundo Zuviría al 7000. Por el hecho un hombre de 75 años, el hoy imputado fue acusado por la fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Ana Laura Gioria, quien solicitó la prisión preventiva, la cual fue concedida. Tal medida fue luego de que la víctima manifestara que el ataque se habría originado “por insultos cruzados con el hijo del imputado y que los mismos fueron vinculados a los equipos de fútbol de la ciudad”. Como consecuencia, el hombre salió de la casa y comenzó a agredirlo con el machete.

Desde la otra vereda, el imputado declaró en la audiencia de prisión preventiva y en la audiencia de apelación que Lizondo y otro joven ingresaron a su casa con fines de robo, que él se despertó y defendió sus cosas y a su familia y como resultado agarró lo primero que tenía a mano, que era justamente un palo de escoba y un machete.

En este contexto el hombre declaró que luego le balearon la casa, tal vez en represalia por el ataque a “Chuky”, y a las tres de la tarde  de ese día aportó tres vainas 9 -calibre 9 milímetros- a la sede policial y relató lo ocurrido durante la madrugada.

Leer más ► Prisión domiciliaria para un jubilado que atacó a machetazos a un joven

En su fallo, Creus consideró que la declaración de la víctima no fue suficientemente acreditada con la evidencia que consta en la causa. Puntualmente el magistrado cuestionó que el personal policial del destacamento del hospital Sayago (donde fue asistido Lizondo) no haya  acreditado la identidad de la persona que lo llevó, como así también que no se hayan realizado medidas dentro de la vivienda del imputado para confirmar o desacreditar su versión.

NOTICIAS DESTACADAS