Mató a la persona equivocada y quedó preso

homicidio

La jueza Valenti impuso la prisión preventiva a L.M.J. González, presunto responsable del homicidio de Francisco Aguirre el 29 de diciembre de 2018. Las pesquisas confirmaron que González buscaba atacar a otra persona.


El fiscal Andrés Marchi imputó a L.M.J. González en la causa que investiga el ataque a la vivienda de Ayacucho al 1600 que le costó la vida a Francisco Aguirre. Según precisó el fiscal en la audiencia de prisión preventiva, González disparó contra el inmueble con la intención de dar muerte a una persona con la que tenía conflictos de vieja data, y a todas las personas que se encontraran con él.

Leer más ► Violencia sin fin en la capital: mataron a un joven en el último fin de semana del año

 

Desde un primer momento se supo que González buscaba a un tal “Alexis”, y le habrían sindicado esa vivienda como su lugar de residencia.

La investigación llevada adelante por la división homicidios de la PDI, y logró determinar quién sería el destinatario original del ataque y cuál sería este conflicto que existe entre ambos. Incluso la situación llegó a judicializarse y existe una condena que pesa sobre el nombrado “Alexis”.

 

 

González quedó detenido el pasado viernes luego de que se efectuaran dos allanamientos procurando su detención. El fiscal Marchi lo imputó por los delitos de homicidio calificado (por la muerte de Aguirre), la tentativa de homicidio (ya que en la vivienda se encontraba la mujer y su pequeño hijo), amenazas coactivas y portación ilegítima de arma de fuego.

Leer más ► Tras brutal ataque contra una vivienda, habrían matado por error a un joven

 

Al momento de tratarse la prisión preventiva, la defensora particular Celeste Roa Hertelendi manifestó que no existe peligro de fuga de su defendido, ya que González tiene arraigo familiar y laboral, además cuenta con un procesamiento en la justicia federal que tramita en libertad.

Al resolver, la jueza Sandra Valenti bajó la calificación de las tentativas de homicidio a abuso de arma y no dio por acreditadas las amenazas. Además avaló lo manifestado por la defensa sobre el riesgo de fuga pero consideró que existen peligros procesales de entorpecimiento probatorio, por comunicaciones entre los familiares de González que constan en la causa.

 

 

NOTICIAS DESTACADAS