Los oscuros antecedentes de “Maico”, el líder gitano que dirigía las estafas desde Misiones y Corrientes

Fue detenido en julio por la Policía de Investigaciones (PDI) por orden de los fiscales Urquiza y Lazzarini. Ahora está preso en Coronda a la espera de que la causa tenga un nuevo avance.


Redacción Aire Digital

Diego Miguel (32), alias “Maico”, el presunto líder de la banda de gitanos que cometía estafas en la ciudad de Santa Fe, San Justo y San Javier y -que se encuentra detenido desde julio de este año en el marco de la causa que conducen los fiscales Laura Urquiza y Leandro Lazzarini- no es la primera vez que está sujeto a un proceso judicial. Sus antecedentes revelan cómo fue su historial previo a terminar preso, de manera preventiva, en el pabellón 5 Sur de la cárcel de Coronda.

Con domicilio en Maipú al 1900, de la ciudad de Posadas, provincia de Misiones, el gitano del norte obtuvo su primera condena en 2013 cuando el Tribunal Penal N° 1 de esa localidad, lo sentenció a un año de prisión por realizar una serie de estafas. Pero como la pena era de ejecución condicional rápidamente recuperó la libertad.

Cuatro años después, el 11 de junio del 2017, y después de tres meses de investigación, agentes de la Dirección de Investigaciones Complejas llevaron a cabo una serie de allanamientos para desarticular una organización que cometía estafas bajo la modalidad del “cuento del tío” haciéndose pasar por empleados bancarios. Como resultado de aquellos operativos, los investigadores secuestraron una Ford Eco Sport, 12 teléfonos celulares, computadoras, joyas y más de veinte mil pesos. Además, también fueron detenidas cinco personas, entre ellas, el propio “Maico” Miguel. Dicha causa se encuentra aún en trámite y a la espera de llegar a juicio.

Leer más Cayó el jefe de los gitanos que engañaban ancianos y se robaban sus ahorros

Dos años después, el 11 de julio pasado, el gitano volvió a quedar detenido por efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) que lo capturaron en Bartolomé Mitre y Paso de Los Libres de la ciudad de Empedrado -Corrientes-, la otra localidad, que según detectó la investigación de Santa Fe, era desde donde también realizaba las estafas.

Entre dos provincias

A “Maico”, los fiscales le atribuyeron haber sido quien entre enero del 2018 y junio de 2019 cometió un total de 16 estafas telefónicas en Santa Fe y la región. Por medio de llamados a números fijos, los cuales eran recolectados previo el análisis de guías telefónicas, simuló ser familiar de las víctimas, las cuales en su mayoría eran personas de avanzada edad.

Mediante ardides y engaños, el sujeto logró que distintas personas le creyeran que varios billetes dejarían de circular o que quizás se aproximaría un corralito financiero por lo que debían entregar el dinero. Engañada la víctima, alguno de los “buscadores” (los cuales hacían los trabajos inteligencia en Santa Fe) se dirigían hacia la vivienda y retiraban el dinero.

El líder de la banda en un momento de ocio

Concluida la estafa, los miembros de la banda efectuaban el depósito del dinero en una cuenta bancaria que aún no logró ser advertida. Sin embargo, existen sospechas de que la misma haya sido divulgada en el idioma “Romaní”, el cual aparece en un centenar de escuchas telefónicas que aún restan ser descifradas debido a que ni la Fiscalía ni el propio Poder Judicial cuentan con un traductor especializado para describir dicho idioma.

Solo el líder preso

De los seis detenidos que supo tener la causa, solo “Maico” permanece bajo la medida cautelar de prisión preventiva. El pasado miércoles 31 de julio, el juez de la Investigación Penal Preparatoria, Jorge Pegassano, dispuso la libertad para los cinco primeros detenidos que tuvo la causa, los cuales fueron aprehendidos en flagrancia el 10 de junio pasado, en Suipacha y Belgrano, cuando se encontraban a punto de cometer una nueva estafa.

Parte de la banda fue detenida el 10 de junio, en la zona de la terminal de ómnibus santafesina

El controvertido fallo del juicio generó un cimbronazo en los fiscales del caso, que rápidamente informaron que recurrirán ante un juez de alzada para revocar la medida al entender, que existe un claro riesgo procesal ya que ninguno cuenta con un domicilio fijo debido a su nomadismo permanente.

Leer másMalestar en la Fiscalía por el fallo que liberó a los gitanos que estafaban a ancianos con “cuentos del tío”

NOTICIAS DESTACADAS