Quedó preso el “Orejón” Caparelli, imputado por un intento de robo en Centenario

Marcelo Osmar “el Orejón” Caparelli quedó en prisión preventiva este lunes. El joven fue imputado el sábado por tres delitos: tentativa de robo calificado, portación de arma y el delito de lesiones.


La jueza Susana Luna avaló el pedido del fiscal Estanislao Giavedoni e impuso la prisión preventiva a Marcelo Caparelli este lunes. El joven de 26 años había sido imputado el pasado sábado por los delitos de tentativa de robo calificado, portación ilegítima de arma de guerra y lesiones leves dolosas.

Al momento de fundamentar el pedido, el fiscal repasó el hecho ocurrido el pasado jueves, cuando Caparelli ingresó armado al local comercial de barrio Centenario y se trabó en lucha con el propietario y un empleado, quienes lograron reducirlo y desarmarlo.

Giavedoni hizo hincapié en el temor que manifestaron los testigos y víctimas del hecho, además del historial delictivo con el que ya cuenta el imputado: el joven se encuentra vinculado a una causa de homicidio, por la que tiene alternativas a la prisión preventiva. Además, el fiscal detalló que hay dos causas más que todavía deben ser imputadas a Caparelli.

El fiscal consideró que al momento de valorarse una pena, esta sería de cumplimiento efectivo.

El imputado declaró en la audiencia, y manifestó que nunca tuvo un arma de fuego en sus manos: “soy adicto, si tengo un arma la vendo para comprarme droga”. En este sentido precisó que portaba un cuchillo al momento del ilícito.

El defensor particular del  imputado, José Patiño, cuestionó la atribución delictiva por considerar que tanto las lesiones como la portación del arma quedaban subsumidas en la figura de la tentativa de robo, por lo cual el delito sería excarcelable.

Al momento de resolver, la jueza luna tuvo en cuenta el contexto en el que se dio el hecho, al que calificó como temerario: fue a la mañana temprano, en una zona comercial, con el ladrón corriendo con el arma cargada y con posibilidad de pronta de uso. Además, precisó que al momento de valorarse una pena, si bien podría ser el límite de tres años, podría ser de cumplimiento efectivo.

La magistrada también precisó en la necesidad del mensaje que debe enviarse a una sociedad que se encuentra atemorizada ante tantos hechos de violencia: “no nos dejamos influir por lo que dicen los medios, pero sí debemos escuchar a la sociedad, y la sociedad tiene miedo. Brindarle la libertad al imputado no sería un buen mensaje para las víctimas que deben recurrir a la justicia” manifestó Luna.

 

El intento de robo del pasado 18 de abril

Antonio es el dueño de dos comercios en Barrio Centenario. El pasado jueves se enfrentaron, forcejearon y se golpearon con el delincuente, conocido de la zona, que lo asaltó. El ladrón estaba armado con una pistola 9 mm y una bala en la recámara. El comerciante ahora teme por su vida.


Antonio tiene dos comercios en Rodríguez Peña al 500, pleno Barrio Centenario. Este jueves santo estaba estacionando el coche cuando advirtió a un chico joven corriendo con un arma en la mano.

Leer más►Robaron y golpearon a un comerciante en barrio Centenario

Lo que sigue, es el escalofriante relato del momento en que Antonio, sin pensarlo “se debatió” entre la vida y la muerte. “Le apuntó a mi novia y le pidió plata. Se dio vuelta y me quiso apuntar con el arma pero yo lo encimé y le pegué un cabezazo. Tenía una bala en la recámara de una 9 mm. Con los gritos de mi novia llegó mi empleado y lo pudimos reducir, le quitamos el arma y lo tiramos al suelo”.

A los minutos llegó la policía. El delincuente tenía un arma calibre 9 mm con ocho balas y una en la recámara. Para el comerciante, el ladrón no disparó porque él rápidamente se le fue encima y no le  dio tiempo.

“Me pedía por favor que lo suelte porque si caía nuevamente preso no iba a salir más por los delitos anteriores”, comentó Antonio.

Tal cual lo dijo el comerciante, el ladrón es Marcelo Osmar “el Orejón” Caparelli quien estuvo imputado por el homicidio de Fabricio Echagüe en 2015.

NOTICIAS DESTACADAS