Denunciaron un intento de secuestro a una estudiante de Trabajo Social

El tenso momento ocurrió el miércoles pasado, en horas de la tarde, cuando la joven fue abordada en Pasaje Larramendi y San Martín por dos sujetos que intentaron subirla a un automóvil.


Redacción Aire Digital

Una joven de 24 años que cursa sus estudios en la escuela de Trabajo Social de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) denunció que el pasado miércoles, en horas de la tarde, sufrió un intento de secuestro en pasaje Larramendi y su intersección con calle San Martín, en el limite entre barrio Mariano Comas y Fomento 9 de Julio.

Según estableció la estudiante en su denuncia, el tenso episodio se dio cerca de las 18.30, cuando fue abordada por dos hombres que iban caminando. Los mismos la golpearon y luego intentaron subirla a bordo de un vehículo Ford Sierra color blanco, en el cual había otro hombre a bordo.

La joven logró escapar y luego volvió al instituto donde pudo contar lo que le había sucedido. Cerca de las 21, se dirigió hacia la Seccional N°11 para denunciar el suceso y así poner al tanto al fiscal en turno del área de Violencia de Género, Familiar y Sexual del Ministerio Público de la Acusación.

Al respecto, la presidenta del Centro de Estudiantes, Florencia Gómez, habló con Aire Digital y explicó cómo se dio el llamativo hecho. “Una compañera salió de nuestra sede y en una de las intersecciones de la Vía y San Martín tuvo una situación de violencia donde ella pudo escapar y dirigirse de vuelta a la sede”, contó.

“Fueron dos chicos que estaban caminando, forcejearon con ella y la intentaron subir al automóvil color blanco. Uno de los chicos vestía un buzo de Colón y pantalón de buzo. Mientras que el otro una chaqueta negra y jean“, precisó la representante estudiantil.

“Creemos que esto que le pasó a ella fue algo puntual y es una situación bastante grave. Pero también es una manifestación de un montón de cosas que nos pasan a las mujeres cuando transitamos en general. Cuando vamos a la facultad, cuando volvemos a las casas, cuando salimos de cursar. Es algo que se vuelve complejo”, indicó.

“Creo que es algo que no se termina de dimensionar lo que es a veces para las mujeres transitar las calles con miedo y con esa sensación de que te pueda pasar una situación como esta en cualquier momento”, concluyó.

 

NOTICIAS DESTACADAS