El “Tuerto” González, en la mira por la feroz balacera que casi se cobra dos vidas en Barranquitas

Este miércoles quedó en prisión preventiva tras haber sido reconocido por las víctimas y vecinos. El mismo cuenta con un pasado vinculado al narcomenudeo que le costó una condena en la Justicia federal.


 

Por Ignacio Mendoza

La afiebrada y violenta secuencia que el pasado sábado terminó con un hombre y una mujer heridos producto de un conflicto armado entre bandas del barrio Barranquitas tiene nombre, apellido y hasta un apodo. Se trata de Gerardo González, alias “Tuerto”, el cual fue detenido ese mismo día y sobre quien recaen todas las sospechas de que haber sido quien accionó el arma de fuego que casi mata a Carolina S. y Alejandro N., las dos víctimas del caso.

 

Este miércoles, el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sergio Carraro, ordenó que el muchacho de 32 años, oriundo del barrio San Pantaleón y que en febrero de este año recuperó la libertad por medio de una salida asistida en el marco de otra causa, quede bajo la medida cautelar de prisión preventiva. Así lo dispuso luego de una audiencia que tuvo lugar en la sala 3 del subsuelo de tribunales, donde la fiscal del caso, Ana Laura Gioria, reveló cómo se desató la balacera que por fortuna no asesinó a nadie. Aunque estuvo cerca.

 

Leer másUna intensa balacera en Barranquitas dejó una mujer y dos hombres heridos

 

El violento episodio tuvo lugar en calle Ecuador al 4100, a pocos metros de su intersección con calle Lamadrid. Allí, según la hipótesis de la Fiscalía,  el pasado 17 de agosto, cerca de las 11.30, un enfrentamiento armado provocó que Carolina S., termine -en la puerta de su casa-  con un impacto de bala en la zona lumbar baja. Dicho balazo, fue luego de quedar en la linea de fuego de quienes descerrajaban disparos a mansalva por la barriada. La misma situación vivió Alejandro N., el cual es vecino de Carolina S., y quien en ese instante también recibió un impacto de bala en la zona del muslo derecho cuando rescató a su hijo para que no termine lesionado.

Intenso operativo policial hubo tras el violento hecho

 

 

Las dos víctimas debieron ser trasladadas al hospital José María Cullen de urgencia y si bien, en el caso de la mujer parecía de suma gravedad la herida provocada por el disparo, los médicos lograron intervenir en su momento justo y así evitar que el cuadro empeore. Actualmente, los dos están fuera de peligro.

 

¿Quién fue?

Por el conflicto armado, los investigadores establecieron que uno de los causantes de la balacera fue el propio Gonzalez, a quien los testigos que declararon en la causa sindicaron como un hombre que tenía tatuaje en su cara y además le faltaba un ojo. A ello se suma que sus ropas quedaron guardadas en las memorias de las víctimas: un hombre que vestía pantalón y buzo gris, una gorra negra y un parche en uno de sus ojos.

 

Claramente, se trataba del propio González, que tras la violenta secuencia huyó del lugar, se sacó el buzo que tenía e intentó refugiarse en una vivienda en construcción cercana al terraplén del barrio Barranquitas. Sospechoso por sus movimientos, terminó siendo trasladado por el articulo 10 bis a la Seccional Sexta por agentes policiales de la Brigada Operativa de Prevención Policial.

 

Manchas de sangre, así quedó la casa de la mujer que fue víctima.

 

 

Tuvieron que pasar solamente unas horas para que la fiscal Gioria, disponga el sábado que González quede en calidad de detenido. Un día despúes fue formalmente imputado  en tribunales por “tentativa de homicidio calificada por el uso de arma de fuego”. Finalmente este miércoles el juez Carraro ordenó que permanezca detenido en la prisión, lugar en donde llamativamente estuvo hasta febrero de este año.

Pasado narco

Si bien el pasado sábado González se encontraba en libertad, el mismo purga en la actualidad un pena de cuatro años de prisión tras haber sido condenado como como autor responsable del delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” en el marco de una sentencia resuelta el 16 de marzo del 2015 en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe.

Con buena parte de la pena cumplida, el pasado 8 de febrero, el juez de cámara Luciano Lauría, hizo lugar al pedido de libertad asistida por lo que Gonzalez fue excarcelado. Para lograr ello, se comprometió a cumplir una serie de pautas, entre ellas,  obtener un oficio -arte, industria o profesión- si no tuviere medios propios de subsistencia y además “no cometer nuevos delitos”. Seis meses después bastaron para que vuelva a quedar nuevamente en prisión.

NOTICIAS DESTACADAS