La Corte Suprema de Brasil resolvió criminalizar la homofobia y la transfobia

Brasil dio esta semana un paso adelante en favor de la igualdad. La Corte Suprema del país resolvió, después de seis sesiones de debate, criminalizar la homofobia y la transfobia, que ahora pasan a ser equiparables con el racismo. Tras la decisión, se estableció que cualquier persona que cometa un acto de discriminación por razón de género o sexualidad pueda ser penalizada con hasta cinco años de cárcel.

La decisión de la justicia se mantendrá en vigor hasta el momento en que el Congreso apruebe una ley específica en esta materia y que desarrolle el proyecto con mayores matices.

Los encuentros que condujeron a la decisión tuvieron al frente a 11 jueces y juezas, ocho de los cuales se mostraron favorables a la sanción. Durante jornadas escucharon los testimonios de personas del colectivo LGTB, quienes explicaron con detalle el sufrimiento que implica este tipo de discriminación.

“Todo prejuicio es violencia. Toda discriminación es violencia. Toda discriminación es una forma de sufrimiento (…) todos los seres humanos nacen libres e iguales y deben ser tratados con el mismo espíritu de fraternidad”, concluyó en un celebrado discurso la jurista brasileña Cármen Lúcia Antunes Rocha, presidenta del órgano.

homofobia Brasil

El Partido Socialista Brasileño fue quien llevó el proyecto de ley a la Justicia, y en el recorrido judicial denunció una “omisión” del tema en el Parlamento, ya que diversas entidades solicitaron en el pasado que se discuta la cuestión.

La decisión supone una medida histórica para un país que en 2018 vio cómo 420 personas morían por homicidio o por suicidio resultante del hecho de haber sufrido abusos y agresiones por su condición de homosexuales o transexuales, y que está gobernado desde enero de este año por un presidente, Jair Bolsonaro, que se declaró en público “orgullosamente homófobo”.

NOTICIAS DESTACADAS