Incendios en el Amazonas: este año hubo 83% más focos que en 2018 y las causas no están claras

amazonas santa fe

Desde Greenpeace Brasil advierten que la catástrofe medio ambiental está íntimamente relacionada con el calentamiento global: “A medida que hay más calor, la selva se hace más seca y más propensa a incendiarse”, explicaron.


Redacción Aire Digital

Los incendios en el Amazonas están en el centro de la agenda global, luego de que el lunes el cielo de la ciudad de San Pablo quedó oscurecido por el humo que viajó miles de kilómetros hasta la megaurbe, de más de 20 millones de habitantes.

Las quemazones, que son más frecuentes en el último tramo del invierno porque el clima es más seco, comenzaron unos días antes en selvas de la región amazónica y, más al sur, también en el Pantanal. Las llamas también afectaron pastizales.

Leer más ► Fuego en el Amazonas: tres mapas muestran la impactante dimensión de los incendios

Este mapa, que publicó el diario Folha de San Pablo, señala que la principal hipótesis detrás del humo son los incendios en zonas del Amazonas y también en selvas de Bolivia y Paraguay.

El humo puso en foco un grave problema ambiental: el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales brasileño (INPE, por sus siglas en portugués), advirtió que entre enero y agosto de 2019 los incendios en Brasil aumentaron un 83% (más de 72.800 focos), en comparación con el mismo período de 2018. Más de la mitad de estos incendios, se registraron en la selva amazónica.

Rómulo Batista, integrante de Greenpeace Brasil, le dijo a la BBC que se trata de un círculo vicioso vinculado con el calentamiento global: “A medida que hay más calor, la selva se hace más seca y más propensa a incendiarse”, advirtió.

Leer más ► Colombia ofrece ayuda para combatir incendios en la Amazonía: “La tragedia ambiental no tiene fronteras”

Las fotos de los incendios en el Amazonas inundaron las redes sociales y generaron fuertes críticas al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que impulsa políticas en favor del crecimiento de los agronegocios, que para las ONG ambientalistas implican el riesgo de una mayor deforestación en uno de los principales pulmones verdes del planeta.

Bolsonaro, por su parte, culpó a los grupos ecologistas y dijo que provocaron el fuego para perjudicar su imagen pública. Una hipótesis absolutamente descabellada, que no tiene asidero en la realidad.

NOTICIAS DESTACADAS