España se recompone tras la peor gota fría en 140 años, un fenómeno otoñal que dejó siete muertos y 4.000 evacuados

Algunas regiones que habitualmente se ven afectadas por este fenómeno son la costa sur-oeste del Mediterráneo, así como la zona de las Islas Baleares. Según los expertos, DANA actúa con más violencia cuanto más grande sea la diferencia entre el aire frío y el caliente.


Por Andrea Romanos

La zona del Levante de la península ibérica pasó la última semana en alerta tras una racha de gota fría que rompió récords. El fenómeno, científicamente conocido como DANA, causó inundaciones históricas durante seis días y se registraron precipitaciones de más de 100 litros por metro cuadrado en 47 observatorios de la red principal de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Localidades españolas como Almería y Murcia, conocidas por su escasez de agua, recibieron en los días que duró la tormenta lluvias sin precedentes. El sábado, un estudio de la AEMET en la Comunidad Valenciana estimó que las lluvias que asolaron la región de  Alicante “probablemente sean las más catastróficas en 140 años en la comarca, desde octubre de 1879″, cuando desbordó una riada a causa de las lluvias y se contaron 1.000 muertos.

El temporal alcanzó cotas históricas y por el momento ya causó la muerte de siete personas. Este martes se halló en la comunidad alicantina de San Fulgencio el cadáver de un hombre de origen holandés, de 66, que llevaba desaparecido desde el domingo. Se trata de la tercera muerte en la Comunidad Valenciana.

Las primeras dos víctimas del temporal se contaron el pasado jueves en Albacete, mientras que el viernes se rescató el cuerpo de un hombre que había perdido la vida en un paso subterráneo inundado en Almería. Después falleció una persona más en Granada.

gota fría españa

 

Desplazados y daños materiales

En España, alrededor de 4.000 personas fueron evacuadas de sus hogares y tuvieron que ser desplazadas hacia lugares seguros a causa del temporal. Este lunes todavía una veintena de carreteras permanecían cerradas y una decena de provincias se mantenían en alerta por fuertes precipitaciones.

Es muy difícil calcular los daños materiales, que afectaron a obras públicas y también al sector agrícola. Según reportó el diario El País, las primeras estimaciones se vieron dañadas unas 300.000 hectáreas de cultivo, y que por ello se perderán cultivos de cítricos, hortalizas y uva, además de regadíos. El cómputo total podría ser mucho mayor cuando se puedan calcular de forma más ajustada las hectáreas que sufrieron inundaciones.

Por su parte, el Consorcio de Compensación de Seguros, la entidad pública que se encarga de distribuir las indemnizaciones entre aquellos que poseen pólizas privadas sobre sus bienes, hizo este martes una primera estimación de los daños causados que apunta a los 190 millones de euros (más de 210 millones de dólares) para unos 30.000 afectados.

 

Qué es la gota fría y por qué se produce

La gota fría, nombre popular con el que se conoce a la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) es un fenómeno atmosférico propio de la época otoñal. Se produce cuando llega una corriente de aire frío polar que choca contra el aire cálido que sopla en el Mediterráneo.

En consecuencia, “la temperatura sube y la evaporación forma nubes de tormenta, el viento las lleva hacia el interior y unas nubes colisionan con las otras provocando tormentas, lluvias torrenciales que terminan en inundaciones”, explicó la meteoróloga Isabel Moreno a la cadena Televisión Española.

Algunas regiones que habitualmente se ven afectadas por este fenómeno son la costa sur-oeste del Mediterráneo, así como la zona de las Islas Baleares. Según los expertos, DANA actúa con más violencia cuanto más grande sea la diferencia entre el aire frío y el caliente.

España gota fría

Tampoco está claro cuánto puede durar el fenómeno, aunque normalmente termina en menos de una semana. El ciclo de vida de una DANA concluye cuando las masas de aire frío y caliente mergen hasta desaparecer, o cuando la ola de viento frío vuelve a unirse a una corriente.

Se desconoce también si el cambio climático está teniendo una repercusión sobre la dureza y el alcance de este fenómeno. El exjefe de predicción de la AEMET, Ángel Rivera, dijo en RTVE que pese a que no hay evidencia que permita ligar ambas cosas, últimamente se observan con menos frecuencia las “DANAS buenas”, aquellas que dejan fuertes lluvias pero que no suponen un peligro, y cada vez se registran más episodios de “lluvias extremas”.

NOTICIAS DESTACADAS