El presidente de Filipinas llamó “putas” y “locas” a las ciudadanas de su país

Rodrigo Duterte, el polémico presidente de Filipinas, calificó de “putas” y “locas” a las mujeres de su país, quienes, considera, coartan su libertad de expresión. El mandatario pronunció estas palabras el lunes, precisamente durante un homenaje a las integrantes femeninas de los cuerpos de seguridad del país celebrado en Manila, la capital.

“Puta, ustedes las mujeres critican cada oración o palabra que digo”, dijo Duterte, “me privan de mi derecho a la libertad de expresión”. “¡Ustedes, mujeres locas, no lo hagan!”, continuó enfatizando durante su parlamento.

 

El presidente hizo frente de esta manera a comentarios muy críticos por unas declaraciones que hizo precisamente el 8 de marzo, donde instaba a las mujeres a mantenerse alejadas de los curas porque, consideró, éstos no tienen la fortaleza suficiente para reprimir sus impulsos sexuales. El movimiento feminista filipino rápidamente repudió los comentarios.

No es la primera vez que, en uno de sus discursos, Duterte dirige palabras duras hacia algún sector de su país. En reiteradas ocasiones ha atacado a la Iglesia católica –fe que sigue el 80% de la población de Filipinas–, blanco de sus críticas desde que se opusieron a su política de mano dura en la lucha contra el narcotráfico.

Asimismo, las agrupaciones feministas criticaron en muchas ocasiones al presidente por su forma de dirigirse a las mujeres en sus discursos. En una ocasión, bromeando sobre las agresiones sexuales dijo que “Si hay muchas mujeres bonitas, habrá muchas violaciones”.

NOTICIAS DESTACADAS