El incendio de Gran Canaria quedó controlado y los bomberos buscan extinguirlo

incendio gran canaria

Las autoridades comunicaron que no se han registrado muertos ni heridos, pero sí “un grave daño al patrimonio local”.


Redacción Aire Digital

La isla de Gran Canaria, en España, lleva desde el sábado amenazada por un incendio que arrasó 1.500 hectáreas de bosque hasta que finalmente pudo ser estabilizado en la últimas horas de la tarde de este martes. Así lo anunció en su cuenta de Twitter el Cabildo de la ciudad, a la vez que confirmó que los bomberos continúan con la tarea de apagarlo definitivamente.

El incendio afectó la zona de Cazadores, en el municipio de Telde. Tras la extinción pudieron volver a sus hogares 25 vecinos que habían sido desalojados, y también los residentes del municipio colindante de Tejeda. Estos últimos pasaron la noche en los centros adaptados por el Ayuntamiento de Gáldar, tras haber sido evacuados la madrugada del lunes por la cercanía de las llamas.

Las autoridades pusieron el foco en extinguir las llamas definitivamente en unas horas y evitar que el fuego pueda ser avivado por la ola de calor que se prevé en la isla para los próximos días. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, confirmó que no se registró ningún herido por el incendio, que sin embargo sí dejó un grave “daño al patrimonio”.

 

 

Incendio provocado

El presidente también lamentó que el desastre tuviera origen en una “imprudencia y una temeridad humana”. La Guardia Civil detuvo el pasado sábado al presunto responsable del incendio, quien lo habría causado al utilizar un aparato para soldar.

Este martes, la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Arucas ordenó su ingreso en prisión preventiva, eludible con una fianza de 25.000 euros. Durante su declaración ante la jueza, el acusado reconoció que el origen fue una imprudencia suya cuando se encontraba saldando una puerta en su casa.

Tareas de extinción

En el esfuerzo por controlar las llamas se utilizaron trece aviones y helicópteros que a lo largo del lunes y el martes sobrevolaron una zona de cinco kilómetros considerada como la más feroz de todo el incendio.

 

El gobierno quiso tranquilizar a la industria del turismo asegurando que ésta “no se vio afectada” por la catástrofe, que se mantuvo alejada de las zonas más visitadas. Ningún complejo turístico se vio amenazado y tampoco se produjeron retrasos en los vuelos de entrada ni salida de la isla.

NOTICIAS DESTACADAS