Desvelaron una millonaria red de sobornos para acceder a las universidades de élite en Estados Unidos

La operación Varsity Blues persigue el mayor escándalo de fraude al acceso universitario jamás investigado en Estados Unidos. El Departamento de Justicia reveló este martes una descomunal red de sobornos millonarios llevada a cabo por familias adineradas, para asegurar que sus hijos entraran en las instituciones más prestigiosas del país.

La trama implica a más medio centenar de personas, entre ellos padres, empresarios y entrenadores universitarios. Desde 2011, los interesados hicieron pagos de un total de 25 millones de dólares para que los hijos de ricos privilegiados ingresen en centros como Georgetown, Yale o Stanford, algunos de los que gozan de más prestigio en el mundo.

 

Hollywood, en el punto de mira

Pero es que además, el escándalo salpica a conocidas estrellas de Hollywood. Algunos de los nombres que saltaron fueron los de las actrices Felicity Huffman (Amas de casa desesperadas, American Crime) y Lori Loughlin (Full House).

En el caso de la actriz Lori Loughlin y su marido el diseñador de moda Mossimo Giannulli, aceptaron pagar sobornos de 500.000 dólares a cambio de que sus dos hijas fuesen aceptadas en el equipo de remo de la Universidad del Sur de California, pese al hecho de que no practicaban ese deporte, y así facilitar su admisión.

Lori Loughlin y Felicity Huffman, dos de las acusadas. Foto: AP

 

Felicity Huffman y su cónyuge, William H. Macy, están acusados ​​de disfrazar un pago caritativo de $15,000 en el plan de soborno. Según informes, la hija mayor de Huffman tomó el examen de acceso en diciembre de 2017 y recibió una mejora de 400 puntos con respecto al examen anterior. Huffman estuvo detenida este martes y prestó declaración.

Otros padres pagaron para presentar exámenes falseados de sus hijos y obtener así calificaciones más altas.

 

Una trama de las élites

Desde comienzos de 2011, y de manera continuada hasta el presente, los acusados – principalmente individuos cuyos hijos estaban aplicando para entrar en la universidad – conspiraron con otros para usar sobornos u otras formas de fraude para facilitar la admisión de sus hijos a universidades”, indicó el texto de acusación.

Estos padres representan un catálogo de riqueza y privilegio. Incluyen por ejemplo consejeros delegados de empresas públicas y privadas, exitosos inversores financieros e inmobiliarios, dos actrices muy conocidas y un famoso diseñador de moda”, agregó el escrito.

El fiscal general del caso, Andrew Lelling, destacó que es muy posible que en la mayoría de casos, los jóvenes estudiantes no sepan que su futuro fue favorecido por las coimas que sus padres ofrecieron

 

NOTICIAS DESTACADAS