Así combaten el robo de celulares en la Ciudad de México

En la Ciudad de México se roban alrededor de 1.700 celulares al día. Unas cifras alarmantes que, según las autoridades, van en ascenso. Es por eso que el gobierno municipal, con Claudia Sheinbaum a la cabeza, decidió implementar medidas para evitar su reventa, y así desincentivar su reventa.

Este martes se prohibió por primera vez mediante un decreto la venta de teléfonos en los tianguis –nombre bajo el que se conoce a los mercados callejeros informales–, ya que la mayoría de dispositivos que se pueden encontrar tienen procedencia ilegal.

La iniciativa, anunciada esta semana a los medios de comunicación, pasa también por aumentar las penas por el robo de celulares. Para ello, se deberá realizar una reforma del Código Penal capitalino, que ya fue enviada al Congreso local.

Colaboración

A la par de la entrada en vigor de las medidas anti robo, el gobierno de la ciudad busca involucrar a las víctimas para que colaboren. Por ejemplo, se busca que los ciudadanos no fomenten la compra de esos equipos.

También se puso en marcha la campaña #BloqueaTuCel para que la gente registre el número único e intransferible del IMEI –Internacional Mobile System Equipment Identity, por sus siglas en inglés– de cada aparato. Así, en caso de robo, el celular se puede bloquear y evitar un uso posterior.

robo celulares México

Para conocer el número IMEI solo se necesita marcar *#06#, y se desplegará la clave compuesta por 15 dígitos. Con una llamada a Locatel, al 5658 1111, o a través del sitio de internet de #BloqueaTuCel, se puede registrar el IMEI del equipo, y en caso de robo, se puede bloquear a distancia.

Una vez hecho eso, la víctima puede bloquear su número telefónico, para que no se realicen llamadas a su nombre. Esto es especialmente relevante ya que en algunos casos, el robo se utiliza para luego incurrir en secuestros y suplantaciones.

Economía e identidad

El gobierno de la Ciudad de Mèxico estima que el robo de celulares implica cada día una pérdida de casi 10 millones de pesos (unos 500 mil dólares) en términos patrimoniales. En 2018 fueron sustraídos unos 620.000 móviles, según la Asociación Nacional de Telecomunicaciones de México (Anatel). Apenas un 3% de los casos fue denunciado de acuerdo con el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia.

Muchos ciudadanos caminan con un aparato de gama baja por la calle, además del teléfono diario, para disuadir a los ladrones o entregarlo en caso de hurto.

 

En declaraciones a la prensa, la Jefa del Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, apuntó que sin embargo el robo de celulares no causa únicamente un daño monetario, sino que va más allá al tratarse de la sustracción de la identidad de una persona. En una época en la que volcamos cantidades ingentes de información en nuestro teléfono, dijo que este “no es un robo cualquiera”.

En cuanto a la modificación del Código Penal para tipificar como delito grave el robo de celulares, la Jefa de Gobierno dijo que el Congreso local “ya está definiendo un periodo extraordinario para probar tanto la Ley de Seguridad Ciudadano como las modificaciones al Código Penal. No nos vamos a cansar y vamos a buscar todas las estrategias para disminuir los delitos”.

NOTICIAS DESTACADAS