Dalic, el DT que lleva menos tiempo que Sampaoli y disputará la Final

La moneda vuela en el aire y baja. Cara o ceca. A Sampaoli le cayó de un lado, a Dalic del otro. Sabemos donde anda Sampaoli. Nos enteramos que Dalic jugará la final del Mundial.

El 6 de octubre de 2017, Croacia empató 1-1 con Finlandia en Rijeka e Islandia goleó de visitante a Turquía, 3-0.  Al Grupo I le quedaba una fecha. Islandia tenía 19 puntos, Croacia y Ucrania estaban igualados en 17 y debían enfrentarse. Las cuentas eran claras. Islandia estaba a un paso de lograr el pasaje y faltaba decidir el segundo puesto para ir al repechaje.

Davor Suker fue un gran goleador en los ’90, en Sevilla y Real Madrid. Cerró su carrera con un año en Arsenal, otro en West Ham y dos en el Munich 1860. Es presidente de la Federación croata desde 2012 y en aquel octubre del año pasado pateó el tablero. Despidió al técnico Ante Cacic y nombró al casi desconocido Zlatko Dalic, quien dirigía al Al Ain de Emiratos Árabes Unidos. En Argentina, Jorge Sampaoli llevaba tres meses a cargo de la Selección.

Sampaoli y Dalic se conocieron el 1° de diciembre en el Kremlin moscovita, el día del sorteo de los grupos del Mundial. Sólo hubo un saludo de protocolo entre ellos, parecido a los que se prodigaban todos los técnicos.

Dalic sumó a su cuerpo técnico a Drazen Ladic, el entrenador de la Sub20, muy vinculado a Zdrako Mamic, el ex presidente del Dinamo Zagreb, un hombre cuestionado por ciertos negocios en el fútbol. Dalic no escuchó y siguió.

LEER MÁS ► Francia y Croacia definirán la Copa Mundial

El camino de Dalic como DT croata:

El equipo no tuvo cambios de nombres en el Mundial pero sí una variante táctica que resultó clave en el rendimiento. Cacic usaba a Rakitic-Modric como doble pivot, retrasados, casi como un doble cinco. Dalic liberó a los dos como “interiores”, como se dice ahora, “insais” según la viejo denominación. De volante central puso a Brozovic, que suele ocupar esa posición en el Inter. Abrió a Perisic y Rebic a las bandas y dejó de punta a Mandzukic aunque también dejó a Perisic en el banco, bajó a Mandzukic a la banda izquierda como a veces hace en Juventus y puso de punta a Kramaric. De una u otra manera, funcionó.

El grupo tuvo un partido clave: 1-1 de Argentina e Islandia. Eso puso en aprietos matemáticos a la Selección y liberó a Croacia. Dalic decía “el partido con Argentina no es importante, nuestro partido es con Nigeria”. Descontaba que Argentina le ganaría a Islandia, se adjudicaría el grupo y que su equipo debería lidiar por el segundo puesto con Nigeria.

El empate inicial de Argentina derrumbó el orden interno en Argentina y empezó la asonada de parte del plantel para tomar el control o, al menos, para incidir en las decisiones de Sampaoli. En el campamento croata hubo un episodio grave. El delantero Nikola Kalinic se rehusó a entrar en los minutos finales del primer partido de la primera fase ante Nigeria. Al regresar a la concentración, Dalic lo desafectó del plantel, lo mandó de vuelta a casa y se quedó con 22 jugadores.

Hoy, la moneda (o mucho más) lo puso en la final del Mundial. Sampaoli lucha por mantenerse en su cargo.

Fuente: www.clarin.com

 

Noticias Destacadas