Un pai umbanda violó a sus hijas, se profugó tres años y lo detuvieron en Yonopongo

Un pai umbanda violó a sus hijas, se profugó tres años y lo detuvieron en Yonopongo

A Rosendo Acosta lo buscaban desde hace tres años en Mar del Plata. Está acusado de violar a sus dos hijas y este miércoles lo detuvieron en Yonopongo, un paraje de Tucumán.


Redacción Aire Digital

Un pai umbanda que era buscado desde hace casi tres años por la Justicia de Mar del Plata, acusado de violar a dos hijas menores de edad, fue detenido este miércoles en Tucumán. Rosendo Miguel Acosta de 67 años estaba prófugo desde octubre de 2017 cuando fue requerido por la justicia y omitió el llamado a presentarse  en los tribunales de Mar del Plata. Se inició en ese momento una causa por el delito de “abuso sexual agravado con acceso carnal”.

Leer más►Mataron a piba en rito umbanda realizado por pai trans

Gracias a la difusión de su rostro y datos identificatorios, un vecino de Yonopongo lo reconoció. Es un paraje del sudeste tucumano a la vera de la ruta 38 y en la comuna de León Rougés, departamento de Monteros.

Acosta fue detenido y tras la intervención de la Justicia de la jurisdicción se dispuso que cuatro menores que vivían con él, y que el imputado identificó como sus hijos, fueran examinados en el Hospital de Monteros.

Ahora, el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Mar del Plata deberá coordinar el traslado del acusado. Será alojado en la Unidad Penal 15 de Batán hasta que se disponga una nueva fecha para el juicio pendiente.

El hombre está acusado de haber violado a dos hijas cuando eran adolescentes, al menos entre diciembre de 2013 y el mismo mes de 2014. Según consta en la requisitoria de elevación a juicio, presentada en diciembre de 2015, las lesiones denunciadas fueron verificadas por profesionales del Hospital Materno Infantil de Mar del Plata y por médicos legistas.

La fiscal indicó que Acosta está acusado de “gravísimos hechos”. Desconocía su paradero desde el 3 de octubre de 2017, cuando no se presentó en los tribunales para el inicio del juicio por el delito imputado.

Acosta contaba con varios domicilios, algunos en Mar del Plata, y los investigadores confiaban en que fuera a votar en las últimas elecciones, pero el área de delitos sexuales de la DDI local informó a la fiscal que “no se hizo presente” en la mesa en la que estaba empadronado, por lo que profundizaron la búsqueda que finalmente posibilitó su captura.

 

NOTICIAS DESTACADAS