El cura abusador de Liniers tiene antecedentes por ese delito en un hogar chileño

El religioso Nelson Pérez Jerez. La denuncia en Argentina fue presentada por un estudiante de la parroquia Tránsito San José de Liniers.


Nelson Pérez Jerez es un sacerdote chileno denunciado por abusar de un estudiante de la parroquia Tránsito San José del barrio porteño de Liniers. Se supo que tiene antecedentes por “supuesto abuso sexual e irregularidades en actas de defunción de menores” en el Hogar San Ricardo de Santiago de Chile.

Leer más►Un cura borracho abusó de un alumno en un colegio católico de Liniers

Según informó el pasado 2 de agosto en un comunicado esa institución chilena el Hogar San Ricardo reconoció que el cura Nelson Pérez Jerez, director de la institución entre 1993 y 2013, “habría cometido presunto abuso sexual en contra de menores residentes en el hogar de la obra y habría conocido irregularidades en actas de defunción de algunos menores”.

El hogar aloja a 141 chicos que son derivados desde los tribunales de familia por situación de abandono y vulnerabilidad, ubicada en la comuna de Batuco, al norte de la ciudad de Santiago.

“En virtud de la gravedad de los antecedentes, la congregación de los Siervos de la Caridad activó los protocolos correspondientes y el director del Hogar San Ricardo, Padre Jorge Poblete, denunció los hechos que se le informaron a la Fiscalía y se iniciaron investigaciones canónicas para esclarecer los hechos”, dice textual el comunicado.

Según consignó La Voz,  el documento también menciona que el sacerdote Jorge Domínguez, a cargo del hogar entre 2013 y 2015, también “habría cometido presunto abuso sexual en contra de menores residentes, extorsión, abusos y malos tratos al personal”.

Además, detalla que el religioso Rolando Contreras “habría cometido maltrato físico en contra de niños y jóvenes residentes en el hogar”.

Por último, revela que una profesional de salud “identificada con las iniciales V.O. también habría cometido irregularidades en relación a algunas actas de defunción de menores que residían en la institución”.

El Hogar San Ricardo explicó que los antecedentes de Pérez Jerez “fueron proporcionados por un equipo periodístico de investigación”, y que inmediatamente fueron llevados a la justicia.

Finalmente, la institución agregó: “Nuestra comunidad rechaza cualquier tipo de abuso o maltrato y se reconoce como defensora de la vida, promotora del respeto, de la integración, de la visualización y de la inclusión”.

NOTICIAS DESTACADAS