martes 10 de diciembre de 2019

Murió un hombre por Gripe A en Córdoba

El hombre era oriundo del norte de la provincia de Córdoba y presentaba cuadro febril desde hacía varios días.

Un hombre de 58 años, que padecía un cuadro de Gripe A, falleció este fin de semana en la Clínica Caraffa de Córdoba, indicaron hoy fuentes provinciales.

La víctima era oriunda de la localidad de Deán Funes, en el norte provincial, y estaba internada en la capital desde hace algunos días, informó Télam.

Según lo que indicó a medios locales la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud provincial, Analia Cudolá, el paciente “no venía bien” y llegó al centro médico donde falleció, luego de haber estado internado inicialmente en su ciudad de origen y haber pasado unos días en la Clínica Romagosa de Córdoba.

“Se pudo determinar que era virus influenza tipo”, señaló Cudolá, quien aconsejó la vacunación y la consulta temprana para prevenir estos hechos.

Se manifiesta a través de un cuadro de fiebre alta, tos y dolores musculares que pueden ser leves o moderados. En la mayoría de los casos, los pacientes no tienen dificultades graves. Sin embargo, el riesgo de desarrollar complicaciones —la más frecuente es neumonía— aumenta entre los grupos de riesgo.

Para evitar la gripe se recomienda: lavarse con frecuencia las manos con agua y jabón, especialmente al regresar a la casa luego del trabajo, la escuela o alguna salida. Si no se cuenta con agua, se puede utilizar alcohol gel al 70% y evitar la concurrencia a espacios cerrados con mucha gente porque favorece el contagio de infecciones respiratorias.

De igual modo, ventilar bien la casa, espacio laboral o escolar cuando sea posible, cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar (preferentemente con el codo) y utilizar pañuelos descartables y vacunarse si pertenece a un grupo de riesgo.

-Embarazadas

-Puérpereas que no hubieran recibido la vacuna durante el embarazo

-Niños de 6 a 24 meses de edad

-Adultos mayores de 65 años

-Personal del sistema de salud

-Persona entre los 2 y 64 años con alguno de los siguientes factores de riesgo:

-Enfermedades respiratorias crónicas.

-Enfermedades cardíacas.

-Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológicas).

-Obesos con índice de masa corporal (IMC) mayor a 40.

-Diabetes.

-Pacientes oncohematológicos y transplantados.

-Pacientes con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los próximos seis meses.

-Pacientes menores de 18 años con retraso madurativo grave.

-Pacientes con síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves.

-Personas convivientes con enfermos oncohematológicos.

-Personas convivientes con bebés prematuros.

Dejá tu comentario