Un tatuaje y un juramento: el primer video en el interior de la brutal iniciación de las esclavas sexuales de la secta Nxivm

“Maestro, por favor márcame. Sería un honor, uno que quiero llevar por el resto de mi vida”, se veían obligadas a pronunciar las víctimas de Keith Raniere.


“Maestro, por favor, márcame. Sería un honor, uno que quiero llevar por el resto de mi vida. Aunque mi cuerpo pueda ser quemado o torturado o lo que sea, mi amor es más fuerte”, era el juramento que Keith Raniere, líder de Nxivm, creó para que las mujeres lo pronunciaran durante el ritual en que las marcaban con sus iniciales y pareciera algo voluntario.

“Probablemente deberían decir eso antes de ser presionadas para que no parezca que están siendo coaccionadas”, fueron palabras que se escucharon ayer gracias a una grabación de enero de 2017, la cual se presentó ante la corte de Brooklyn.

 

En ella se puede escuchar a Raniere planificar estos rituales, los cuales fueron realizados por la doctora Danielle Roberts, quien usaba una pluma para marcarlas, y por la actriz Allison Mack, conocida por su papel en la serie Smallville.

También se logra escuchar a Raniere preguntándole a Mack sobre cómo transmitir un sentimiento de sumisión durante la ceremonia: “¿Crees que la persona debe estar completamente desnuda y sostenida sobre la mesa, casi como un sacrificio?”.

(Foto: Especial)

(Foto: Especial)

En el audio se logra apreciar detalles respecto a las consecuencias de la marca con la familia de las mujeres: “Si tienes marido y ahora tienes esta cosa, creo que van a tratar de averiguar de qué se trata”, dice una mujer.

En la conversación, Raniere sugiere que la zona donde debería estar la marca de sus iniciales debía ser fuera del vello púbico, pues así se notaría incluso después de que ese volviera a crecer. Por esa razón es que el sitio idóneo era en la cadera, justo en la marca del bikini. “El sitio secundario sería en la parte superior de la grieta de los glúteos”, sugirió Raniere.

El audio fue entregado a la Fiscal Auxiliar Tanya Hajjar por Mack y por India Oxenberg, quien fue parte de Nxivm y cuya madre es Catherine Oxenberg, actriz de la serie Dinastía. Mientras que el contenido de la grabación fue revelado cuando Lauren Salzman testificó y reveló detalles de su relación íntima con el líder del culto.

Salzman era una de las líderes del grupo llamado DOS (Dominant Over Submissive), en el cual las mujeres que lo integraban eran obligadas a realizar trabajos gratuitos y, en algunas ocasiones, a tener relaciones sexuales con Raniere.

Keith Raniere en los 90: quiso influir en política con aportes de campaña a los dos grandes partidos (Foto: Especial)

Keith Raniere en los 90: quiso influir en política con aportes de campaña a los dos grandes partidos (Foto: Especial)

De acuerdo con Salzman, la secta había sido anunciada en un inicio como una hermandad. Para que las mujeres fueran aceptadas tenían que presentar algún tipo de garantía —a menudo eran fotos de desnudos— para tener certeza de que no compartirían información.

Leer más►“Éramos las esclavas sexuales de los comandantes de las FARC”

El ritual donde se marcaba a las integrantes de la secta tenía una dinámica peculiar, ya que según Salzman, las mujeres desnudas se reunían en un círculo alrededor de una mesa de masaje y sostenían los brazos sobre la cabeza de la mujer que sería marcada.

La primera “esclava” que fue marcada fue una mujer llamada Jimena, descrita por Salzman como “abiertamente muy expresiva” y alguien que “demostró lo que sentía” durante el proceso, pues “parecía realmente aterrador… era aterrador verlo y asustaba a las otras chicas”, admitió.

Además, Salzman también relató detalles del secuestro ordenado por Raniere de la mexicana Daniela Fernández, el cual ocurrió entre 2010 y 2012, debido a que cometió el error de fijarse en otro hombre y de cortarse el cabello, faltando a las reglas del líder de la secta.

Keith Raniere (Foto: Especial)

Keith Raniere (Foto: Especial)

Sin embargo, Fernández no es la única mexicana relacionada con Nxivm, pues en sus filas también estuvieron Alejandra González Anaya, hermana de José Antonio González Anaya, ex secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y las hermanas Carola, Loreta y Jimena Garza Dávila, empresarias de Nuevo León.

Además, uno de los señalados como socio principal de Reniere es Emiliano Salinas Occelli, hijo del ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, quien junto con Alejandro Betancourt manejaban Executive Success Program y otras filiales empresariales desde donde se administraban negocios de la secta, los que iban desde escuelas hasta servicios de apoyo a turistas.

Raniere fue arrestado en marzo de 2018. Y aunque se ha declarado inocente de cargos que incluyen tráfico sexual y pornografía infantil, su abogado ha argumentado que nunca obligó a ninguna mujer a actuar en contra de su voluntad. Si llegase a ser condenado, se enfrentaría a una cadena perpetua.

 

Con información de Infobae

 

NOTICIAS DESTACADAS