Creían que estaba embarazada, fue al médico y descubrió una terrible noticia

Existen algunas enfermedades que no avisan y nos obligan a dar un giro completo en nuestro estilo de vida.


Una enfermera de 45 años llamada, Carol Nicholas, fue diagnosticada con cáncer cervical cuando de una sorprendente manera su estómago empezó a crecer que todos sus seres queridos le preguntaban si estaba embarazada.

 

Carol aseguró que el estrés en su trabajo había hecho que se le inflamaran sus intestinos y afectara su sistema digestivo haciendo que su estómago se hinchara de tal manera que pareciera que estaba embarazada.

Otra opción era que tenia el sindrome de Peutz Jeghers, una enfermedad que causa el crecimiento de pólipos en el intestino, haciendo que estos se hinchen porque se llenan de gases.

Hasta algunos se enojaron creyendo que ella no aceptaba su embarazo.

Estaba en un bar bebiendo antes de Navidad y la gente me preguntaba por qué estaba bebiendo si estaba embarazada. Quería gritar que no estaba embarazada. La gente me miraba con disgusto”, contó.

 

Carol decidió junto a su esposo Wes realizarse exámenes médicos para conocer el origen de aquel cambio físico en su cuerpo. Lamentablemente los resultados dieron que Carol padecía de cáncer cervical.

Se sometió a una histerectomía para extirparse los tumores que habían aparecido. Pero los médicos le informaron que el cáncer había causado metástasis y provocando la aparición de otros tumores.

Su pronóstico de vida sería de cinco años. Sorpresivamente uno de los tumores creció aceleradamente, en solo un par de semanas había duplicado su tamaño de apenas 10 cm a unos asombrosos 22 cm.

Carol decidiò recibir quimioterapias y radioterapia, con el objetivo de alargar un poco más su tiempo de vida.

“Escuchar la palabra cáncer como paciente es muy distinta cuando la escuchas como enfermera”, terminó.

Fuente la100.cienradios.com

NOTICIAS DESTACADAS