miércoles 21 de octubre de 2020
MUNDO |

Cazadores mataron a dos de las tres jirafas blancas que quedaban en el planeta

Cazadores ingresaron a un santuario silvestre en Kenia y asesinaron a dos de las tres jirafas blancas que quedaban en el mundo.

La jirafa blanca es una especie que se caracteriza por su particular color y es una de las más exóticas del mundo. En el año 2017 encontraron en Kenia dos ejemplares de jirafa blanca, que eran una madre con su cría, y su fotografía se hizo viral en las redes sociales.

Sin embargo, en marzo de este año, cazadores se metieron en Ishaqbini Hirola Conservancy, un santuario de vida silvestre ubicado en Kenia y asesinaron a dos de las últimas tres que quedaban en el planeta.

image.png
El animal blanco tiene esta coloración llamada leucismo, que es una condición genética que hace que las células de la piel de las jirafas no puedan producir pigmentación

El animal blanco tiene esta coloración llamada leucismo, que es una condición genética que hace que las células de la piel de las jirafas no puedan producir pigmentación

“Hoy es un día muy triste para la comunidad de Ijara y Kenia en general”, dijeron responsables de la reserva.

Esta especie tiene una característica que la hace diferente a las otras, que tiene que ver con una particularidad genética llamada leucismo. Esta le da un color, a simple vista, totalmente blanco, ya que las células de la piel no pueden producir pigmentación.

Esto es diferente a lo que produce el albinismo, ya que, las jirafas blancas siguen generando el tinte oscuro en su tejido blanco, por lo que no son más sensibles a la luz solar y sus ojos son pardos.

Aunque en 2016, se había visto otro ejemplar en el Parque Nacional Tarangire, en Tanzania, los cuidadores del lugar le perdieron el rastro. Es por esto que, hasta el momento, el macho que se encuentra en el Ishaqbini Hirola Conservancy es la última jirafa blanca que queda en el mundo.

Leer más►Series biográficas imperdibles octubre 2020

FUENTE: La100