martes 28 de enero de 2020
Ocio | Mascota | Naturaleza | Salud

Cómo hacer que tu casa sea más sana, según la ciencia

¿A vos también te ha entrado el furor de ordenar y limpiar la casa? Te damos una mano con estos consejos

Ya sea que estés dentro o fuera de casa, la calidad del aire que respiras puede tener un gran impacto en tu salud. Muchos estudios han relacionado la mala calidad del aire exterior con el cáncer de pulmón, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardíacas. De hecho, la contaminación del aire causa 3,3 millones de muertes en todo el mundo cada año, según la Escuela de Salud Pública de Harvard (EE.UU.).

Sin embargo, aunque nos choque leerlo, el aire dentro de nuestro hogar generalmente está más contaminado que el aire de fuera, según informa la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Y la investigación muestra que pasamos la mayor parte del tiempo en interiores, lo que es una razón más que poderosa para comenzar a limpiar nuestro aire interior -de la casa-.

Hay un sinnúmero de razones por las que el aire del interior de nuestra casa puede estar contaminado. Algunas fuentes, como los materiales de construcción, los muebles y la electrónica, pueden liberar contaminantes de manera más o menos continua, según la EPA. Otras fuentes de contaminación, como fumar, limpiar o cambiar sábanas, toallas, alfombras..., pueden liberar contaminantes de manera intermitente. Los dispositivos no ventilados o que funcionan mal pueden liberar niveles potencialmente peligrosos de contaminantes en el interior del hogar (por eso es tan importante tener un detector de monóxido de carbono que funcione, por ejemplo).

living5

Y si piensas que rociar el ambiente con un spray o pulverizador perfumado es suficiente para limpiar el aire, piénsalo nuevamente. Ese olor es una forma de contaminación del aire interior, y la mayoría de los ambientadores simplemente liberan más químicos potencialmente dañinos en el hogar. Y los problemas de salud causados por esos productos químicos cuestan miles de millones al año en tratamientos y pérdidas en costos de productividad, según un estudio de 2016 publicado en la revista The Lancet.

¿Cómo mejorar entonces la calidad del aire interior sin el uso de productos químicos? En esta galería te exponemos unas cuantas formas efectivas de hacer que nuestro aire esté más limpio y, por tanto, también nuestra casa sea más sana o saludable.

Abrir las ventanas

Es lo más simple (y más barato) que podemos hacer para mejorar la calidad del aire interior de la casa. Solo con abrir las ventanas durante 5 minutos al día aliviaremos la acumulación de contaminantes dañinos del aire interior. En invierno es posible que te cueste un poco más, pero merece la pena. Tu salud te lo agradecerá.

mindfulness meditacion.jpg

Decorar con plantas de interior

Tener plantas de interior puede ayudar a mejorar la calidad del aire que circula por las habitaciones de la casa, según expuso un estudio publicado por la American Society for Horticultural Science. Por ejemplo, las plantas de araña (Chlorophytum comosum) son eficaces para reducir el benceno, el formaldehído, el monóxido de carbono y el xileno.

Sugerencias de plantas de interior

Ya hemos citado la hiedra araña, pero también podemos incluir como decoración de interior gerberas, Sansevieria trifasciata o rabo de tigre, potos (Scindapsus aures), crisantemos (Chrysantheium morifolium), azaleas (Rhododendron simsii), ficus benjamina o drácenas (Dracaena marginata).

plantas interior

Optar por difusores de aceites esenciales

Algunos aceites esenciales, como el aceite de árbol de , tienen propiedades antibacterianas y pueden agregarse a limpiadores caseros o incluso aplicarse tópicamente en la piel para tratar un pequeño corte. Pero, ¿sabías que estos aceites también pueden reducir las bacterias del aire? Los aceites esenciales como el eucalipto, el clavo y el romero también han demostrado que ayudan a reducir la cantidad de ácaros de polvo en la casa.

¿Por qué el aire de interior es peor que el del exterior?

La razón por la que las partículas flotan en el aire que nos rodea es porque son iones cargados positivamente. El aire es más limpio en el bosque, o cerca de una cascada, por ejemplo, porque la naturaleza crea iones negativos, que se unen a los iones positivos, lo que hace que sean más pesados y caigan al suelo.

Quitarse los zapatos

La suciedad del exterior puede portar algunas sustancias realmente repulsivas: pesticidas, polen, hongos, bacterias o heces, por ejemplo. Cuando entras en tu casa, todo eso o algo de ello puede permanecer en la parte inferior de tus zapatos, así que es mejor que te los quites cuando entres. Ayudará a mantener tu aire limpio, sin mencionar el suelo, claro.

Mantener a tus mascotas limpias

Según MuyInteresante, la caspa de las mascotas, las células de la piel de tu gato, perro, hurón... se encuentra en casi todas partes en un hogar con mascotas. Incluso más que la piel de una mascota, la caspa puede hacer que desarrolle síntomas similares al asma o exacerbar su asma si ya existe. Si tienes una mascota, asegúrate de mantener la caspa al mínimo limpiándola regularmente, cepillándola al aire libre si es posible y aspirando el suelo y los muebles regularmente con un filtro HEPA.

Emiten programación de TV antiestrés para perros durante las Fiestas