lunes 9 de diciembre de 2019
Policiales | Marianela Brondino |

En el juicio por el crimen de Marianela Brondino todas las pruebas conducen a "Pipi" Borda

Tanto la madre de la víctima como un testigo de identidad reservada apuntaron de lleno contra el acusado, como así también una llamada a la central del 911 que lo incriminó. El próximo jueves son los alegatos de clausura.

Una llamada a la central del 911 que incriminó al acusado, una madre como motor de la investigación y un testigo de identidad reservada que fue contundente a la hora de declarar, fue el saldo que dejó el segundo día de juicio oral y público en el que es juzgado Walter “Pipi” Borda (35) como uno de los asaltantes que provocó la muerte de Marianela Brondino tras un arrebato en Gorostiaga al 1900 en el año 2010.

El estado de sospecha contra Borda se profundizó tras el paso de doce testigos que a lo largo del debate reconstruyeron la hipótesis que expusieron los fiscales Martín Torres y Andrés Marchi y los querellantes, Federico Lombardi y Agustín Roubineau. En tanto, una confesión telefónica despertó aún más el grado de suspicacia contra el imputado.

img_1575284985864-MTH-1200.jpg
El juicio comenzó el lunes y este martes concluyó la etapa de producción de prueba.

El juicio comenzó el lunes y este martes concluyó la etapa de producción de prueba.

El juicio continuará el próximo jueves, a partir de las 9, con los alegatos que serán presentados ante el tribunal conformado por José Luis García Troiano, Susana Luna y Pablo Busaniche, que deberá definir si condena o no a Borda y cuyo veredicto sería dado a conocer la semana próxima.

Padre incriminador

El plato fuerte del segundo día de juicio estuvo cuando declaró una agente policial de la Central del 911, que contó cómo fue el día en que recibió una llamada telefónica -del 6 de junio del 2016 a las 20.36- que incriminó a “Pipi” Borda como quien participó del robo a Marianela.

En aquella llamada, que fue reproducida en la sala, un hombre dijo ser el padre de Borda y aseguró que su hijo estaba comprometido con la causa que investiga la muerte de Brondino. “Walter Borda, le dicen Pipi”, expresó aquel sujeto y pidió que “vengan y lo hagan cantar” tras jactarse de haber “trabajado” en más de una oportunidad para “Robos y Hurtos” de la policía.

marianela brondino arbolito.jpg
La víctima murió el 3 de mayo en el hospital José María Cullen.

La víctima murió el 3 de mayo en el hospital José María Cullen.

Tras reproducir ese audio, inmediatamente después declaró el padre biológico del imputado: Julio Oscar Borda. El mismo, se sentó ante el tribunal y negó todo lo que le había dicho a la madre de la víctima y a las propias autoridades judiciales cuando confesó que su hijo estaba involucrado con el caso.

Es que según contó, su idea fue “tirarle una línea” a Graciela Brondino para que ella luego investigue. “Yo le tiré una línea. No sé porque esta señora se tiró en contra de mi familia”, dijo. Posteriormente, negó haber llamado a la central del 911 y tal fue el grado de negación, que los fiscales solicitaron que se vuelva a reproducir el audio en la sala. Fue así que con el micrófono en mano y con una sonrisa, escuchó la llamada pero volvió a negar haber realizado tal confesión a la policía.

La batalla judicial

Tras el testimonio de Borda, prestó declaración Graciela Peresín de Brondino, la cual tras una hora y media contó cómo fue aquel fatídico día y cómo dio con los nombres de “Pipi” Borda y el otro consorte de la causa: José Eduardo “Bebe Gimenez”, imputado en la Justicia de Menores ya que al momento del hecho tenía 17 años.

“Nunca pensé que la iban a atacar de manera tan salvaje y reventar la cabeza contra el pavimento”, dijo Brondino ante el tribunal.

img_1575288938972-MTH-1200.jpg

"Lo peor que le puede pasar a una persona es perder a su hija", dijo Brondino cuando declaró.

Sólida y sin quebrarse Brondino explicó que Borda fue quien la buscó y luego se presentó en su casa en más de una oportunidad para contarle que su hijo “Pipi” estaba involucrado en el crimen de Marianela. “Varias veces me dijo lo de su hijo y pidió que le diga al juez que lo apretaran ya que iba a cantar”, recordó la mamá de la víctima.

Tal situación derivó en que Brondino y Borda (padre) lleven a cabo un careo que calentó el ambiente del juicio debido a que los dos se pusieron cara a cara y cuestionaron sus planteos. “Esto fue una falta de respeto”, criticó Borda a lo que Brondino le retrucó: “yo no lo traicioné, usted dijo que fue su hijo dos veces”. “Yo no lo fui a buscar, usted vino a mí”, sentenció Brondino.

A oídas

El final de la etapa probatoria terminó con tres testigos claves del caso. Dos que vieron cómo fue el asalto de Marianela y otro que acusó, con total contundencia, a Borda como así también al imputado en la Justicia de Menores.

Leer másEl imputado por la muerte de Marianela Brondino no estaba preso el día del crimen

El primero en declarar fue un vecino que aquel día, cerca de las 20.30, vio cómo voló Marianela por el aire y golpeó su cabeza contra el asfalto a causa del violento tirón que realizó el acompañante de una motocicleta. “Pensé había sido un accidente y por ese le grité que parara al de la moto", recordó y posteriormente acotó que los ladrones “siguieron su marcha como si nada hubiera pasado".

En tanto, reforzó la hipótesis de la Fiscalía que argumentó que los asaltantes circulaban a bordo de una moto negra. En la misma línea, el otro testigo que presenció el hecho, argumentó que vio el robo y que intentó frenar a los delincuentes y que uno de ellos, el acompañante, le tiró una trompada.

“Nunca pensé que la iban a atacar de manera tan salvaje y reventar la cabeza contra el pavimento”, dijo Brondino

El broche de oro del juicio concluyó con el paso por la sala de un joven –quien transitó la causa como testigo de identidad reservada-. El mismo acusó a Borda de haber sido él, junto con "Bebe Gimenez", el autor del asalto a Marianela.

La afirmación fue luego de haber escuchado a Giménez, cuando pasaban en las noticias un informe por lo del robo en Gorostiaga al 1900, “esa es la que fuimos a robar nosotros”. Sumado a ello, aseguró que en el ámbito familiar de Giménez sabían que él fue quien cometió el violento robo. Finalmente, confirmó que los dos acusados que tiene el caso salían robar siempre.