martes 12 de noviembre de 2019

Política |

Macri cerró las marchas del “Sí se puede” en el obelisco: “El 27 es la elección real” y “se da vuelta”

En el obelisco porteño, el presidente de la nación habla a sus seguidores a días de unas nuevas elecciones presidenciales.

Redacción Aire Digital

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, encabezó el cierre de la última marcha del “Sí se puede” en el Obelisco. Desde el escenario,  lo presentó el candidato a jefe de Gobierno, Horacio Larreta.”Estamos convencidos de que Mauricio lo da vuelta”, dijo antes de pasarle el micrófono a Macri.

Durante su discurso, el presidente llamó a todos a votar el domingo 27 y a fiscalizar para que sea la elección más masiva. “Que no nos digan más que no se puede porque sí se puede. El domingo 27 es la elección real, la que define el presente y el futuro de muchos”, declaró.

“A esta marcha la convocaron ustedes, ese 24 de agosto cuando salieron a la calle a decirme que no estaba solo. Hoy estamos acá para decirles que ustedes no están sólos”, comenzó el presidente al grito de la multitud de “Mauricio lo da vuelta”.

“Gente de todas las edades y provincias está acá defendiendo una forma de vivir, no sólo de Argentina. También quiero saludar a los compañeros venezolanos que nos acompañan, que defienden los valores que en su querido país perdieron”, expresó el presidente. “Estamos diciendo no a la resignación, a seguir desaprovechando oportunidades. No queremos repetir la historia una y otra vez”, apuntó.

“Estamos acá para decirle al mundo que sí se puede. Para decir que no nos vamos a quedar callados viendo como nos roban el futuro”, señaló haciendo referencia a la oposición e indicó que “decimos basta de delitos, atril, canchereadas, soberbia, esa forma de concebir al poder que muchos argentinos que rechazamos”.

Macri cerró las marchas del "Sí se puede": "El 27 es la elección real" y "se da vuelta"

“Sin darnos cuenta fuimos regalando espacios en manos de unos pocos que se creyeron dueños”, pero “fuimos despertando, juntandonos, alzando la voz, diciendo “Basta, hasta acá llegaron”, nos fuimos dándonos cuenta que la fuerza del país está en nuestras manos, en las de todos los que las usamos para trabajar y sacar el país adelante”, expresó el presidente.

“Esta es la rebeldía de las personas de paz, que no queremos violencia pero que no estamos dispuestos a dejarnos pasar por encima una y otra vez”

En un ida y vuelta con el público el presidente interrogó a la multitud que siempre le contestó al unísono que “sí”: “¿Creemos que la honestidad es importante?¿Que la educación y el trabajo son el camino de los que queremos un futuro mejor?, ¿Creemos que el que gobierna tienen que estar el servicio de los ciudadanos? ¿Creemos en que hay que decir basta a la impunidad? ¿Queremos combatir narcos y que la plata esté en las obras y no en la plata de los bolsos de los funcionarios? “. Enseguida destacó que “resolver los problemas lleva tiempo y ustedes lo saben”.

“No nos equivocamos cuando dijimos que el cambio es posible” sostuvo el presidente mientras las personas reunidas en la 9 de Julio cantaron “Que vayan presos”. “Se puede gobernar  resolviendo problemas sin llevar miedo y odio”, indicó.

“Estamos mejor porque solucionamos problemas estructurales. Hay crecimiento, mejor trabajo y alivio para todos los argentinos”, argumentó el presidente. “No caigamos en espejismos, en promesas vacías de aquellos que nos fallaron. No aceptemos a quienes destruyeron al país, que ahora nos digan con el dedito en alto que ellos son los que saben”, agregó.

Cuando vio a un gato en la multitud, dijo “que lindo el gatito que vino a acompañarnos. No pensé que de viejo me iban a rebautizar con el sobrenombre de gato, pero suena más joven. Estoy contento”.

Durante el discurso también agradeció a su compañero de fórmula: “También Miguel (Pichetto) está rejuvenecido”, dijo y agregó que “es una gran persona con convicciones. Ahora con el al lado tengo ocho vidas, no siete como los gatos”.

Por último, agradeció a su pareja Juliana Awada y pidió a todos que “vayan a votar” y “a fiscalizar”.

Dejá tu comentario