domingo 17 de noviembre de 2019

Policiales |

Liberaron al ladrón que tras asaltar un kiosco de bulevar se tiró del puente Colgante

El joven logró evitar la prisión ya que no tiene ningún tipo de pedido de captura como así tampoco antecedentes penales condenatorios. Lo imputarán en Fiscalía.

 

 

Redacción Aire Digital

El joven de 18 años, que el pasado martes protagonizó una increíble secuencia delictiva que implicó asaltar un kiosco y luego arrojarse del puente Colgante, quedó en libertad a las pocas horas tras comprobarse que el delito cometido solo tenía una pena de un mes de prisión. Es que el mismo, según entendió el fiscal no realizó un robo, sino un hurto, lo cual atenuó la tensa situación vivida en horas del mediodía en la zona de la Costanera.

El suceso ocurrió pasadas las 14, cuando K.A.E., de 18 años, ingresó a un local de Laprida y Bulevar Gálvez. Allí, según consignó el video que captó el episodio, el hábil ladrón ingresó con una botella de agua vacía y le pidió a la empleada si se la podía llenar.

La mujer, en un claro gesto humanitario, fue hasta el baño, abrió la canilla y llenó la botella. Sin embargo, las intenciones del joven fueron otras. En un segundo, metió su mano en la zona de la caja y desde allí sacó una suma de aproximadamente 2 mil pesos y salió corriendo en dirección al puente Colgante.

Leer másRobó, lo persiguieron y escapó tirándose al agua desde el Puente Colgante

El audaz muchacho subió a una baranda y con el botín en mano, se arrojó a la Laguna Setúbal donde permaneció sumergido hasta ser rescatado por el personal policial que llegó al lugar por el asalto al kiosco. Luego fue llevado a la Seccional 3ra donde permaneció detenido por 24 horas.

Un día después, el fiscal Daniel Filippi, que analizó las evidencias aportadas por el personal policial, dispuso la libertad del muchacho y luego fijar una audiencia de imputación de cargos en la Fiscalía del Ministerio Público de la Acusación.

La decisión del fiscal fue en base a que K.A.E., el cual es oriundo de Alto Verde, no cuenta con antecedentes penales condenatorios, ni tampoco tiene un pedido de captura vigente en su contra. Sumado a ello, la escasa pena del delito cometido, “hurto simple” cuya pena es de un mes de prisión, determinó que el funcionario judicial ordene su libertad y posiblemente en un futuro, quizás, termine acordando una probation.

 

Dejá tu comentario