viernes 22 de noviembre de 2019

Actualidad |

La selva de rodillas: los incendios en la Amazonía despiertan al mundo con un shock de realidad

“Se puede vivir con una selva de pie”, dijo Stefano Wrobleski periodista de San Pablo, Brasil, especializado en la Amazonía. En una entrevista con Aire de Santa Fe, el especialista explicó cuál es la verdadera situación detrás de los incendios forestales en la selva Amazónica.

Redacción Aire Digital

Brasil registra un número récord de incendios este año. Desde agosto, la situación en la selva Amazónica se agravó y se adueñó de la atención de todo el mundo. Sin embargo, los porqués de las llamas producidas y sus consecuencias en la región y en el planeta son un debate que no termina.

Este viernes, Aire de Santa Fe se comunicó con un especialista en Amazonía para tratar de responder a todas las preguntas. Desde San Pablo, Brasil, el periodista Stefano Wrobreski habló de su investigación.

A través de imágenes satelitales, Wrobleski trabaja en el portal InfoAmazonia en donde año tras año agregan datos y noticias sobre la Amazonía, el mayor bosque tropical continuo del planeta.

Esta región de Sudamérica, que se extiende por Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana francesa y Surinam.

La Amazonía contiene el mayor número de especies vivas en todo el mundo y desempeña un papel fundamental en la regulación del clima regional. Sin embargo, la región enfrenta graves problemas ambientales, como la deforestación, quemas y la explotación poco sostenible de sus riquezas naturales.

En exclusiva para este medio, Wrobleski dijo que la situación de crecimiento del fuego y deforestación en la selva es alarmante. Y explicó que el crecimiento de estas prácticas  comenzó desde después del 2012.

Focos de incendio. InfoAmazonía.
Focos de incendio. InfoAmazonía.

“La deforestación de la Amazonía disminuyó bastante desde el 2004 cuando alcanzó un número récord con casi 28.000 km cuadrados en un año y ahora es bastante menor porque el último año estuvo en 7.500 km cuadrados”, contó.

Para el periodista, el tiempo de las “buenas prácticas” terminó cuando en el 2012 se alcanzó el número más bajo de deforestación, que fue de 4.500 km cuadrados. Desde entonces no paró de aumentar.

En este sentido, el periodista sostuvo que “todo indica que la deforestación en la Amazonía, con todas estas políticas del Ministerio de Medioambiente y del presidente Jair Bolsonaro, va a crecer bastante este año”.

 

Para entender por qué se producen los incendios masivos y cuáles son sus consecuencias medioambientales, el especialista dijo que hay que atender a dos factores: el clima y las políticas ambientales.

“El fuego en la selva puede producirse por cuestiones naturales, pero también una cosa que pasa bastante es que los agricultores siguen usando eso para deforestar, para tener más espacio para cultivar”, contó.

Y explicó que julio, agosto y septiembre son meses “claves” para la deforestación en la Amazonía. “Este es el momento ideal para continuar con el próximo cultivo de soja, entonces se empieza a deforestar en estos momentos”. Además, hay que tener en cuenta que estos meses “son meses en los que el clima en la Amazonía es más seco, entonces el fuego se arrastra con más agilidad”.

Leer más ► Amazonas: “el pulmón del planeta” arde entre la explotación productiva y la inacción del gobierno brasileño

Pero también hay otra cuestión importante y tiene que ver con las políticas de los últimos gobiernos en torno a la situación medioambiental.

“Además de que está previsto un tiempo más seco este año en la Amazonía, se une a todo eso una situación que es que el gobierno actual ha dejado claras sus orientaciones, hablando de manera bastante clara sobre su postura sobre el medio ambiente desde su campaña electoral”, lanzó Wroblesky.

Imagen de los focos de incendio desde la Estación Espacial Internacional (NASA).
Imagen de los focos de incendio desde la Estación Espacial Internacional (NASA).

Y contó que, a principios del 2019, el ministro de Medioambiente brasileño le dijo a unos madereros que iba a destrabar las reglas “así podían hacer su trabajo”, que en la mayoría de las veces “es ilegal”. Además, un gobernador les dijo que si el Instituto Estatal del Medioambiente los multaba por crímenes ambientales, no pagaran ‘porque  él era el gobernador ahora’ y por lo tanto ‘podían seguir produciendo’ tranquilos. Situaciones como éstas en los Estados de la Amazonía suceden mucho, dio a entender el especialista.

Estas, “son señales que se le dan a la gente de que se puede seguir deforestando la selva para vivir”, explicó.

Leer más ► Fuego en el Amazonas: tres mapas que muestran la dimensión de los incendios

Y afirmó: “Lo que está pasando en algunos Estados es que las plataformas que ganaron las elecciones del último año se pronunciaron contra el medioambiente. Dicen que tenemos que apoyar al productor y demás cosas, pero no es la única forma de apoyar al productor. Hay muchos estudios que demuestran que se pueden vivir con la selva de pie, que no se tiene que cortar la selva”.

“Mucho de esta selva deforestada es para producir soja, que al final no da tanto dinero a la mayoría de los agricultores que son pobres, sino más a grandes latifundios”, siguió diciendo.

 

En un ping-pong de preguntas y respuestas, Wrobleski simplificó lo que sucede actualmente en la selva Amazónica y sobre sus consecuencias ¿Puede afectar a Argentina?; ¿Qué sucederá con Bolsonaro?; ¿Realmente estamos haciendo algo para atacar este problema?

¿Cuánto se estima que fue deforestado, en la región de Brasil, de la Amazonía?

“Sin precisar con números, el especialista respondió: “Se estima de 15% a 18% de la cobertura original”.

Leer más ► El pulmón del mundo, en llamas: cómo nos afecta y cómo ayudar

¿Afecta este hecho al cambio climático? 

“Si, seguramente que sí”.

¿El mundo se está movilizando con este hecho?

“Sí. Hay diputados y muchos científicos que trabajan para el gobierno y no sólo el Ministerio Público está haciendo su parte, muchas ONG también”.

Dejá tu comentario