miércoles 13 de noviembre de 2019

Policiales |

La pericia de una boina, clave en la causa que investiga el asesinato del comerciante Julio Cabal

En caso de que los peritos encuentran material genético en el interior del accesorio, los investigadores podrán reforzar la hipótesis de que Gambini fue quien asaltó el local de Urquiza y Salta y mató al comerciante.

 

Por Ignacio Mendoza

Una boina, tipo vicera, de color blanco y negro, es por estas horas el elemento central de la causa que investiga el asesinato del comerciante, Julio Cabal, muerto el pasado 17 de septiembre a causa de un violento asalto que tuvo lugar en la fiambrería “Almacén del Norte” de calle Urquiza al 2200, casi Salta. La misma fue hallada por los investigadores en una estantería del local. Estaba arriba de un paquete de tostadas, dada vuelta y con signos de haberse caído tras el forcejeo que tuvo el comerciante con el delincuente que ingresó al local cerca de las 13.30. Desde ese entonces, es una clave en el caso.

El accesorio se encuentra siendo peritado en los laboratorios de la Policía de Investigaciones (PDI) y del mismo los investigadores tratan de encontrar restos genéticos que permitan determinar si están vinculados al principal sospechoso y único detenido que tiene el caso: Juan Cruz Gambini, de 23 años, quien se encuentra con prisión preventiva desde el martes por orden del juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Octavio Silva.

 

Leer másUna boina, un pantalón y un testigo reservado: las pruebas contra el imputado del crimen de Julio Cabal

 

La conexión entre Gambini y la boina hallada en el local fueron establecidas por los investigadores, que bajo la dirección de la fiscal Ana Laura Gioria, lo vincularon con un motociclista que el día del crimen fue advertido a las 13.15 por una cámara de seguridad pública ubicada en Mendoza y su intersección con calle San José. En ese registro fílmico, los pesquisas vieron a un hombre “robusto” que circulaba, en dirección al este, a bordo de una motocicleta blanca tipo 110, con un pantalón oscuro y un gorro con color blanco y negro.

 

 

Cientos de personas se concentraron un día después del crimen en la puerta del local. Maiquel Torcatt/ Aire Digital

 

Tales características fueron las que aportaron dos testigos de la causa. Una fue la empleada del local que vivió la traumatica situación, que al momento de declarar en Fiscalía dijo que vio ingresar a un hombre “robusto” pero que no podría identificarlo. En tanto, el otro testigo de identidad reservada sostuvo que vio salir del comercio a un hombre, con barba y rulos, que se subió a una motocicleta plateada y partió por calle Salta hacia el oeste  a toda velocidad.

 

Justamente, a las 13.26, fue cuando una cámara captó que por la esquina de Salta y avenida Freyre, pasó un motociclista a toda velocidad que casi es embestido por una camioneta blanca. Ese conductor, casualmente presentó rasgos muy similares al que fue visto en Mendoza y San José unos minutos antes. El mismo, no tenía una gorra en su cabeza.

 

Leer másCaso Julio Cabal: revelaron que el asesino llegó en moto al local y tras los disparos huyó por calle Salta

 

Por esa razón el peritaje de la boina será fundamental en caso de que los peritos encuentren pelos o algún rastro que permita realizar un cotejo con el ADN del propio Gambini. De ser así, la vinculación entre el detenido y dicha boina quedaría por demás de establecida. De todas maneras, si se encontrara material genético deberá ser analizado en el Instituto Médico Legal de Rosario, tramite que tardaría un tiempo incierto.

 

 

La fiscal imputó a Gambini por “homicidio doblemente calificado por ser cometido con un arma de fuego y criminis causa”. Maiquel Torcatt/ Aire Digital

 

La prueba es fundamental ya que también si existe vinculo entre el accesorio y el acusado desecharía por completo el planteo que hicieron las abogadas del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal, Magalí Mazza y Leticia Feraudo, que durante la audiencia ante el juez Silva cuestionaron “cómo hicieron los investigadores para dar por sentado que el hombre que fue visto en las cámaras de seguridad era Gambini”, el cual fue detenido el 20 de septiembre en Gaboto y Crespo, en zona oeste.

 

Paradojicamente, el muchacho de 23 años, fue aprehendido por agentes de la Policía de Investigaciones  cuando se encontraba a bordo de una motocicleta color blanca tipo 110, otro elemento que claramente causó sospecha sobre su participación en el hecho y que la propia fiscal le achacó durante la audiencia de prisión preventiva el pasado martes en los tribunales de Santa Fe.

 

Dejá tu comentario