La niebla se adueñó de Santa Fe