jueves 14 de noviembre de 2019

Policiales |

La empleada herida en la panadería se recupera porque la bala no dañó el cerebro

El director del hospital José María Cullen, Juan Pablo Poletti, explicó que el balazo no afectó órganos vitales en su trayectoria en la cabeza pero si provocó una contusión leve. La empleada (53 años) fue trasladada a una sanatorio privado para terminar su recuperación.

Redacción Aire Digital

Juan Pablo Poletti, el director del hospital José María Cullen, se refirió esta mañana al estado de salud de la empleada de una panadería que sufrió, en la noche del lunes, un disparo de arma de fuego luego de un asalto. Según explicó el doctor, a la mujer se le diagnosticó una “pequeña contusión cerebral” que llevó a que la paciente permanezca en observación en el efector. “Luego de un par de horas en el hospital y a pedido de los familiares fue traslada a un medio privado”, explicó Poletti en una conferencia de prensa.

“Al tener entrada y salida -el disparo-, la trayectoria fue superficial aunque tuvo una contusión cerebral leve. Por suerte no afectó órganos vitales ni ninguna estructura cerebral que comprometiera su vida”, aclaró el director.

Leer másLe dispararon en la cabeza a una empleada de una panadería de barrio María Selva

El titular del Cullen descartó además que se haya registrado una lesión osea. “Solamente tuvieron que saturarse dos heridas de piel”, destacó. “Se la trasladó de forma lucida y optima a un sanatorio de la ciudad”, agregó y concluyó que lo que favoreció a la empleada fue la “trayectoria del disparo”.

La víctima del violento episodio es una mujer de 53 años -Adriana T.- que en la noche del lunes, cerca de las 20, recibió un disparo de arma de fuego por parte de un delincuente que tras asaltarla en el interior de la panadería abrió fuego.

La secuencia tuvo lugar en un local -Novo Nonino- ubicado en Rivadavia al 6600 del barrio María Selva y según trascendió, el hecho habría quedado grabado en las cámaras del lugar.

Esta mañana, una compañera de la víctima dialogó con Aire de Santa Fe y contó que su compañera “estaba haciendo las tareas habituales y luego ingresó un chico joven. Ella lo atendió y se ve que le ha pedido pan o algo así y le apuntó”, explicó.

Cuando se retiró fue hasta atrás para pedir auxilio a los chicos de la cuadra y estos salieron al encuentro. Para mí este se asustó al ver a los chicos y tiró un disparo con la mala suerte que le disparó a ella y le pegó en la cabeza“, agregó. “Aparentemente había un muchacho en moto que lo estaba esperando”, destacó.

Fue una desgracia con suerte porque la bala entró y salió“, señaló la compañera de la víctima quien destacó que había tres empleados en el lugar. “Podría haber sido una desgracia mayor”, remarcó.

Dejá tu comentario