domingo 17 de noviembre de 2019

Internacionales |

La devastadora foto de un padre y una hija ahogados que ilustra el drama migratorio

A menudo, las crisis migratorias pasan desapercibidas para la población hasta que una imagen plasma el verdadero drama y remueve conciencias. Pasó con el pequeño Aylan, el niño sirio que apareció muerto en las costas turcas en 2015, y volvió a suceder ahora en la frontera entre Estados Unidos y México.

Este martes, el mundo amaneció con una imagen de los cuerpos sin vida de Óscar Martínez, un hombre salvadoreño de 25 años, y su hija Valeria, de tan sólo un año y 11 meses.

En medio de un recrudecimiento de la política migratoria mexicana tras el acuerdo del Gobierno de López Obrador con la Administración de Donald Trump, padre e hija perdieron la vida después de haber abandonado El Salvador hacia Estados Unidos por falta de recursos.

imagen migración méxico

Las muertes se produjeron el domingo por la tarde, cuando Martínez se metió con su hija en el río Bravo para tratar de cruzarlo y llegar a Brownsville, Texas. Cuándo él regresó para ayudar a pasar a su mujer, que los acompañaba, la niña se arrojó al río. “No sé si pensó que estaba jugando, pero cuando se la llevó la corriente les dijo adiós”, cuenta a El País Julia Le Duc, una de las fotógrafas que presenció el operativo.

Las autoridades de la localidad mexicana de Matamoros, donde los migrantes se encontraban, iniciaron un operativo para buscarlos. Sus cuerpos fueron hallados el lunes por la mañana, a unos 500 metros del lugar donde desaparecieron.

En la imagen se puede ver a la niña dentro de la camiseta de su padre y con un brazo sobre el cuello del hombre. “Parece que en su desesperación metió a la niña en la camiseta para no perderla en la corriente y lo que sucedió es que la corriente se los llevó y los dos se ahogaron”, señaló Le Duc.

La familia había emprendido su viaje en abril. Tras partir de El Salvador la familia entró en México a través del cruce fronterizo en Tapachula, y allí recibieron una visa para residir legalmente en el país hasta tramitar el asilo en Estados Unidos.

Luego siguieron viajando hacia el norte, hasta llegar a Matamoros, una ciudad colapsada por la migración. Las ganas de alcanzar territorio estadounidense y una larga lista de espera para poder ser atendidos por la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de EE UU fue lo que motivó que se aventuraran a cruzar el río, según ha afirmado un hermano de Martínez a Efe.

“Muchos tienen la teoría de que si llegan nadando les van a dar asilo y, por desesperación, se lanzan al río en vez de esperar en una estación migratoria”, relata Abraham Pineda-Jácome, corresponsal de la agencia en el lugar.

imagen migración méxico

La madre y esposa de las víctimas, Tania Ávalos, se encuentra todavía en Matamoros a la espera de que le entreguen los cuerpos para ser repatriados a El Salvador, como dispuso la familia.

La brutalidad de la fotografía pone de manifiesto la gravedad de la situación migratoria en Centroamérica, y diversas ONG reclamaron que las instituciones competentes dejen de ignorar lo que sucede.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, atizó a su par estadounidense, Donald Trump, con quien recientemente pactó endurecer las medidas para evitar la migración clandestina. “Siempre lo hemos condenado, de cómo por mayor rechazo en Estados Unidos hay gente que pierde la vida en el desierto o cruzando el río Bravo”, aseguró. Su gobierno envió recientemente 26.000 soldados a las fronteras para reforzar su vigilancia.

Dejá tu comentario