martes 12 de noviembre de 2019

Aire en Venezuela | Germán de los Santos

Un concierto con un objetivo político: generar entusiasmo entre los opositores para traspasar la frontera

Germán de los Santos/Enviado especial

CÚCUTA, COLOMBIA.- La masa de gente apareció casi de golpe, y bien temprano. A las 6 de la mañana unas 200 mil personas empezaron a caminar rumbo al concierto Venezuela Libre. Parecía una procesión de gente alegre, que partió al amanecer desde Cúcuta hacia el acceso al puente de Tienditas, un lugar que la crisis venezolana lo transformó en un emblema, en una mole simbólica y política, que le sirve a la oposición para plantear un ultimátum al gobierno de Nicolás Maduro para que autorice el ingreso de la ayuda humanitaria que enviaron varios países a Colombia, pero sobre todo Estados Unidos, que tiene un rol muy activo en esta crisis.

A woman with a sign reading “free Venezuela, out Maduro” waits for the start of “Venezuela Aid Live” concert, organized by British billionaire Richard Branson to raise money for the Venezuelan relief effort at Tienditas International Bridge in Cucuta, Colombia, on February 22, 2019. – Venezuela’s political tug-of-war morphs into a battle of the bands on Friday, with dueling government and opposition pop concerts ahead of a weekend showdown over the entry of badly needed food and medical aid. (Photo by Raul Arboleda / AFP)

Fue el chavismo el que construyó ese gigantesco viaducto que une los dos países, en una región que tiene el tráfico fronterizo más grande del mundo. Pero el puente nunca pudo ser inaugurado. Costó más de 35 millones de dólares y hoy le sirve a Juan Guaidó, líder de la oposición y presidente encargado, como una plataforma de su gestión paralela.

El concierto, donde actuarán unos 35 artistas del pop y la música popular, también transita por ese costado simbólico que carga toda esta crisis. Carlos Baute, el artista venezolano, fue el que marcó en la previa del recital la línea que tiene este evento, financiado por un magnate británico Richard Branson, quien apareció con su cabellera entrecana y su perfil de hippie millonario a reclamar en un inglés en modo slow la “caída del régimen” de Venezuela.

British billionaire Richard Branson speaks during the “Venezuela Aid Live” concert which he organized to raise money for the Venezuelan relief effort, at Tienditas International Bridge in Cucuta, Colombia, on February 22, 2019. – Venezuela’s political tug-of-war morphs into a battle of the bands on Friday, with dueling government and opposition pop concerts ahead of a weekend showdown over the entry of badly needed food and medical aid. (Photo by RAUL ARBOLEDA / AFP)

 

Baute ensayó en discurso político bien trazado, con un lenguaje que parecía el de un candidato de la oposición. Dijo que el peso promedio de un venezolano bajó 11 kilos en un año por la falta de alimentos. El caraqueño de 44 años sostuvo que Maduro “es un asesino”, pero luego pidió disculpas por no seguir con los adjetivos hacia el presidente venezolano.

AME7018. CÚCUTA (COLOMBIA), 22/02/2019.- El cantante venezolano Carlos Baute habla ante los medios previo al concierto Venezuela Aid Live este viernes, en Cúcuta (Colombia). Se espera la asistencia de 250.000 personas en el “Venezuela Aid Live”, un evento que busca movilizar recursos para el país caribeño. En total serán 32 artistas de Argentina, Colombia, España, Estados Unidos, México, Puerto Rico, Suecia y Venezuela quienes participarán del concierto que busca recaudar hasta 100 millones de dólares en 60 días. EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

 

El concierto servirá para cargar de energía a la oposición, frente a un chavismo decidido a resistir. Guaidó encabezó marchas multitudinarias desde que se autoproclamó el 23 de enero pasado. Un mes después sólo pudo avanzar en conseguir apoyo internacional a su “gestión”. Pero lo que no ha logrado es mostrarse como un presidente. Si consigue el ingreso de la ayuda humanitaria podrá anotarse un punto a favor. Porque podrá, si puede, distribuir los medicamentos y los alimentos.

Maduro confirmó ayer un acuerdo con la ONU para el ingreso de alimentos, y también adelantó que arribarán a Caracas cargamentos de remedios provenientes de Moscú. El chavismo comenzó a jugar después del sacudón de la aparición de Guaidó.

Hay que ver si con esta nueva etapa a partir de este concierto y el ingreso de la ayuda humanitaria Guaidó puede acelerar un llamado a elecciones. Sin embargo, un sector cercano a Guaidó no quiere, porque en este momento pueden perder. Maduro mantiene un 30 por ciento del chavista leal a pesar de la crisis, y se fueron 3 millones de venezolanos en los últimos tres o cuatro años que eran potenciales votantes de la oposición.

 

El otro punto al que mira la oposición es a las fuerzas armadas, como lo hace también Estados Unidos. Pero hasta ahora el alto mando de las fuerzas armadas venezolanas se mostró compacto, sin fisuras, a pesar de que el propio Guaidó les ofreció una amnistía sin restricciones. Lo que esperan en las filas de Guaidó es que la masa de voluntarios que pretenda ingresar con la ayuda por la frontera logre modificar la postura de los militares, algo poco probable.

Dejá tu comentario