martes 12 de noviembre de 2019

Aire en Venezuela | Germán de los Santos

Qué pasará este 23F en la frontera entre Venezuela y Colombia

Germán de los Santos/Enviado Especial

 

CÚCUTA, COLOMBIA.-En la crisis de Venezuela no hay colores pasteles; es blanco o negro. Y hasta ahora no prosperó una tercera vía, como plantearon México y Uruguay de negociación para una salida democrática de la severa crisis que atraviesa Venezuela.

Si ingresa la ayuda humanitaria desde Cúcuta, Colombia, a Venezuela será una victoria del presidente encargado Juan Guaidó, que desde que se autoproclamó jefe de Estado alternativo no ha hecho más que sumar presión internacional, pero a nivel interno del país no tiene territorio. Es decir, hasta ahora su presidencia alternativa no logró concretar ninguna medida porque el territorio lo ocupa el gobierno de Nicolás Maduro.

Al entrar la ayuda humanitaria la cuestión cambiaría. Guaidó podría hacer política interna, no ya sólo para los opositores como lo hizo hasta ahora, sino para los sectores populares que dependen de la caja CLAP, con alimentos de muy bajo costo, que le entrega el gobierno.

Guaidó podría empezar a ocupar territorio dentro de Venezuela. Dentro de esta hipótesis hay varios bemoles. Si ingresan los víveres donados por Estados Unidos y otros países no se sabe aún si el gobierno le permitirá repartirlos.

Dirigentes de la oposición señalaron a Aire de Santa Fe que si se logra la entrada de la ayuda humanitaria será de forma pacífica. Los protagonistas serán voluntarios venezolanos y ningún extranjero para evitar cualquier problema.

Este es el plan A de la oposición. Conseguir que a través del ingreso de la ayuda humanitaria mellar el poder interno del chavismo. Los experimentos anteriores de la oposición sólo quedaron en manifestaciones públicas pero nunca mostraron planes alternativos de gobierno, sino sólo declamaciones y adjetivaciones contra el chavismo.

Ahora hay otro factor que se suma y que es de vital importancia en la crisis venezolana que es el rol de Estados Unidos. La Casa Blanca está de cuerpo presente en este conflicto y Donald Trump se juega parte de su política para América latina, donde después de varios años Estados Unidos pone a la región bajo la lupa. En el chavismo creen, como publicó Aire de Santa Fe, que esta estrategia no sólo abarca la caída del gobierno de Venezuela sino también Cuba y Nicaragua.

Qué pasaría si no entra la ayuda humanitaria? Es otra de las posibilidades que están en este abanico de la compleja crisis venezolana. Sería la justificación para una incursión armada capitaneada por Estados Unidos. O el despliegue militar para la detención de Maduro.

Este sería una de las últimas opciones para la oposición liderada por Guaidó. Porque creen que las fuerzas armadas, que hasta ahora se mantuvieron leales a Maduro, se darán vuelta. El joven presidente encargado les ofreció una amnistía sin restricciones.

Lo que juega en este punto es que Maduro está debilitado, a pesar de que en las últimas elecciones obtuvo el 67 por ciento de los votos porque la oposición intentó boicotear infructuosamente los comicios.

Hay un sector muy importante de la sociedad venezolana que está parada en las zonas grises. Creyó en un principio en los cambios que planteaba Hugo Chávez pero luego se vio desilusionada y harta del chavismo cuando empezó a debilitarse tras la muerte del ex presidente y con la llegada de Maduro, un líder sindical cercano a Cuba que diagramó un plan de gobierno mucho más cerrado que su antecesor fallecido.

Las fichas están sobre la mesa pero sólo falta que Guaidó las mueva. Las miradas del mundo están puestas en el puente de Tienditas, en la frontera entre Venezuela y Colombia.

Dejá tu comentario