miércoles 13 de noviembre de 2019

Policiales |

El juez Aldo Alurralde confirmó que su cuñado tenía “celos enfermizos” con su hermana

“Cuando uno empieza a rebobinar ve que no había situaciones de violencia, pero sí de manipulación”, dijo Aldo Alurralde tras el femicidio de su hermana Ana María.

Redacción Aire Digital

El sábado a las 14 hallaron el cuerpo de Ana María Alurralde, de 59 años, en un zanjón ubicado en inmediaciones de avenida General Paz y callejón Las Mandarinas, en Ángel Gallardo. El hermano de la mujer, juez federal de Reconquista, habló con Aire de Santa Fe y contó que “nunca vio situaciones de violencia física en la pareja pero sí psicológica”.

Aldo Alurralde sostuvo que “en 20 años que convivieron su hermana y el presunto femicida nunca hubo episodio de violencia (física)”, pero reflexionó que “cuando sucede algo como esto, uno empieza a rebobinar y ve que no había situaciones de violencia pero sí de manipulación”.

El hermano de la víctima agradeció el trabajo de investigación que se realiza desde la Fiscalía y sostuvo que probablemente se presente como querellante y así ser parte activa de la investigación. Además, contó detalles de cómo fue su comunicación con la pareja de su hermana antes de que confesara dónde estaba el cuerpo de la mujer. “Lo primero que hice fue sospechar de él por el relato inconsistente. Me dijo que mi hermana desapareció y dejó una nota, pero sé que no es una mujer que toma decisiones así”, relató.

 

 

La casa donde residía la víctima antes de ser asesinada.

 

Leer más Rrevelan que Ana María fue asesinada dos días antes del hallazgo del cuerpo

 

“Ningún ser humano merece que lo maten, menos cuando es una situación de abuso, típica de violencia de género, del machismo en su máxima expresión”, aseguró el juez y dejó un mensaje: “mi consejo es que ninguna persona conviva con otra, por el hecho de no estar sola en la vida, si el otro no merece tenerla al lado. Los celos enfermizos llevan la manipulación y el sometimiento psicológico”.

El juez confirmó que la pareja de su hermana “siempre fue muy celoso” y “si no había nada de qué sospechar, lo inventaba”. Indicó que su hermana estaba las 24 horas del día con él. Ana María trabajó en una cooperativa hasta los ´90 cuando cerró. A partir de ese momento, ayudó a su pareja con los autos del servicio de remisería que tenían, “pero con el tiempo el hombre ya no la dejó trabajar”, dijo Alurralde . La mujer asesinada tiene un hijo pero no es en común con el principal sospechoso del femicidio.

El hombre, en cambio, tiene varios hijos, según narró el juez, quien también contó que “la madre de una de las hijas de la pareja de Ana María desapareció hace tiempo y nunca fue encontrada”.

 

 

Escuchá las palabras del juez 

Dejá tu comentario