En un marco de inflación y recesión generalizada, la economía cayó 2,6% en el primer semestre del año

Según los analistas, la turbulencia cambiaria y la sequía afectaron al nivel de actividad que se desaceleró en el primer semestre del año pasado, para entrar en un panorama de recesión en los últimos meses del 2018 y se extiende en los primeros meses del 2019.


Redacción Aire de Santa Fe

La actividad económica cayó durante el primer semestre del año 2,6% en relación con igual período del año pasado, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Este resultado se obtuvo luego de que el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) cerrara en junio sin variaciones respecto de igual mes del 2018, y con una baja de solo 0,4% en comparación a mayo, informó el organismo.

Luego de un 2018 que dejó un arrastre muy negativo, producto de la turbulencia cambiaria y de la sequía en el campo que impactaron fuerte en la economía. Las principales razones de esa merma fueron el desplome de la cosecha en los primeros meses del 2018, el cimbronazo de la disparada del dólar y el freno de la industria.

A su vez, la medición contra mayo pasado en forma “desestacionalizada”, el mismo indicador, también mostró variaciones negativas del -0,4% en la comparación intermensual.


Si tomamos en cuenta en los que va del año, la actividad económica acumuló una disminución del -2,6%, respecto al mismo período del 2018.

Por sectores

Según el relevamiento del INDEC, durante junio se dio una evolución dispar en los sectores monitoreados:

Entre los de mayores caídas se encuentran:

  • Intermediación financiera: (-15,1%).
  • Electricidad, gas y agua: (-10,6%).
  • Comercio mayorista, minorista y reparaciones: (-8,6%)
  • Construcción: (-7,9%).
  • Industria Manufacturera: (-6,1%).

Los 3 sectores que explican en mayor medida el crecimiento fueron:

  • Agricultura, ganadería, caza y silvicultura: (+43,7%).
  • Transportes y comunicaciones: (+1,7%).
  • Hoteles y restaurantes: (+1,6%).

Según los analistas, la turbulencia cambiaria y la sequía afectaron al nivel de actividad que se desaceleró en el primer semestre del año pasado, para entrar en un panorama de recesión en los últimos meses del 2018 y se extiende en los primeros meses del 2019.

NOTICIAS DESTACADAS