jueves 14 de noviembre de 2019

Ocio |

Diez recomendaciones de autores reconocidos por nuestros lectores

Aire Digital le preguntó a sus lectores cuáles son sus autores favoritos y estas fueron sus respuestas.

Acá les dejamos un top 10 de los autores favoritos de nuestros queridos lectores:
Edgar Allan Poe

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Poeta, narrador, periodista y crítico literario americano, Edgar Allan Poe es conocido por su narrativa de terror, horror romántica y su maestría del relato de influencia gótica, siendo considerado uno de los grandes maestros de la literatura universal y padre del género detectivesco.

Huérfano de padre y madre, Poe pasó por una educación irregular, de Estados Unidos a Escocia e Inglaterra, hasta su breve paso por la Universidad de Virginia, donde publicó anónimamente su primer libro, y por el ejército, publicando su segundo libro.

Poe comenzó a trabajar para diversos periódicos y revistas con los que se ganaba a duras penas la vida. Viajó por varias ciudades de California junto con su esposa, Virginia Clemm, quien era su joven prima. Su muerte en 1847, apenas cumplidos los 24, significaría el derrumbe psicológico de Poe, que se tradujo en algunas de sus mejores y más oscuras obras al tiempo que se abandonaba al alcohol y las drogas.

Con anterioridad a la muerte de su esposa, Poe ya había sido incapaz de mantener un empleo fijo en los periódicos con los que colaboraba debido a su alcoholismo, que trataba de controlar. En 1845 publicó el que sería su poema más celebrado, El cuervo.

Poe practicó varios géneros a lo largo de su carrera literaria, tratando de una manera casi obsesiva temas como la muerte, el entierro en vida o el duelo. En este sentido son muy conocidos relatos como El pozo y el péndulo, La máscara de la muerte roja, El corazón delator o Berenice, entre muchos otros.

Además, Poe creó al primer detective moderno de la literatura, Auguste Dupin, personaje que influyó inequívocamente a autores como Arthur Conan Doyle o Agatha Christie.

En 1849, Poe apareció desorientado, vestido con ropas que no eran suyas y vagando por las calles de Baltimore. Fue llevado a un hospital, pero no pudo recuperar el habla coherente para explicar qué le había pasado. La causa de su muerte no se aclaró y se ha especulado desde entonces con problemas de drogas, meningitis, sífilis o incluso rabia.

La influencia posterior de Poe en la cultura, tanto popular como académica, ha ido creciendo con el tiempo y en la actualidad es una figura incontestable, cuyos cuentos han sido llevados al cine en numerosas ocasiones e incluso ha pasado a formar parte, como personaje, de numerosos libros, episodios televisivos o largometrajes.

 

Agatha Christie

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Agatha Christie fue el fruto del matrimonio entre Frederick Alvah Miller, un corredor de bolsa estadounidense, y de Clarissa Margaret Boehmer, hija de un capitán de la Armada británica. Fue la menor de tres hermanos. Su padre falleció cuando ella tenía once años y su madre le dio clases en casa, animándola a escribir desde muy joven. A la edad de 16 años, asistió a la escuela de la señora Dryden, en París, para estudiar, canto, danza y piano.

Se casó en primeras nupcias en 1916 con Archibald Christie, del cual se divorció en 1928, pero después de este matrimonio se la conoció mundialmente como la escritora de novelas y cuentos policiales y detectivescos, con el nombre de Agatha Christie. En sus varios matrimonios, tuvo ocasión de recorrer lugares del mundo y usarlos como escenarios de sus escritos.

En 1961 fue nombrada miembro de la Real Sociedad de Literatura y hecha doctora honoris causa en Letras por la Universidad de Exeter.

En 1971 se le concedió el título de Dama del Imperio Británico (Dame), un título de nobleza que en aquellos días se concedía con poca frecuencia.

Agatha Christie murió de causas naturales el 12 de enero de 1976, a la edad de 85 años, en Winterbrook House, Cholsey, cerca de Wallingford, Oxfordshire. Está enterrada en el cementerio de la iglesia de St. Mary, en Cholsey.

Sus obras se caracterizan por sus desenlaces inesperados. Hay personajes de su creación que han sido muy conocidos por sus lectores y seguidores: Hércules Poirot y Miss Marple.

Entre sus títulos más populares se encuentran Asesinato en el Orient-Express (1934), Muerte en el Nilo (1937) y Diez negritos (1939), aunque su mejor obra sea quizá una de las primeras, El asesinato de Roger Ackroyd (1926). En su última novela, Telón (1974), la muerte del personaje Hércules Poirot concluye una carrera ficticia de casi sesenta años.

Además de ser escritora detectivesca, Agatha Christie escribió 6 novelas románticas bajo el pseudónimo Mary Westmacott, algunas obras teatrales y un libro de poemas.

 

Edmond Rostand

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Autor dramático francés, recordado especialmente como autor de Cyrano de Bergerac. Escribió habitualmente para la actriz Sarah Bernhardt y se le dio el sobrenombre de “rey de la Belle Époque”. Siguió estudios de derecho y al mismo tiempo escribió una obra, Le Gant rouge (1888), así como un cierto número de poesías, sin ningún éxito.

No ejerció nunca la abogacía y se consagró por completo a los trabajos literarios. En 1890 publicó un volumen de poemas: Les Musardises. Otra obra de 1891, Les Deux Pierrots, tuvo tan poca aceptación como la anterior. Pero su comedia en verso Los noveleros, representada en 1894 en la Comédie Française, fue muy aplaudida. A continuación escribió dos piezas para Sarah Bernhardt: La princesa lejana, representada en 1895, y La Samaritana, en 1897.

En diciembre de ese mismo año se representó otra creación suya, Cyrano de Bergerac, inspirada en el precursor de la ciencia-ficción, al que convirtió en un espadachín generoso, dotado de una monstruosa nariz, que fue un triunfo de una repercusión raramente igualada en los anales del teatro. Este drama en verso, ambientado en la Francia del siglo XVII, presenta al poeta y espadachín que da título a la obra secretamente enamorado de su bella prima Roxana. Cyrano no se atreve a declararle su pasión por temor a ser rechazado a causa de su fealdad, y se conforma, en cambio, con esconderse bajo el balcón de Roxana y dictar desde allí a Christian de Neuvillette las frases de amor que éste (un joven y rudo cadete procedente de Gascuña) no acierta a dirigir a la muchacha.

La obra siguiente, El Aguilucho, creada en marzo de 1900, conoció un reconocimiento parecido. Este doble éxito de público, a pesar de que la crítica fue severa con ambas obras, influyó en su ingreso a la Academia Francesa (1901). Coronado por la fama a los veintinueve años y miembro de la Academia a los treinta y tres, vivió alternativamente en Cambo, en el País Vasco y en París, envuelto por la admiración y asistido por su esposa entusiasta e incitadora, Rosemonde Gérard, en tanto crecían las leyendas acerca de su presunción y el fasto de su vida. Poseía, en realidad, un carácter reservado, tendente a la tristeza y a la timidez, extremadamente nervioso, intolerante con las pequeñas dificultades y fácilmente dominado por el ambiente.

Enfermo de pulmonía, Rostand se retiró finalmente al país vasco-francés. Sólo en 1910 el público parisino pudo asistir a la representación de su nueva obra, Chantecler, que desconcertó al auditorio y a los críticos por sus audacias formales. La última noche de don Juan, para muchos su mejor pieza, y los poemas que le inspiró la Primera Guerra Mundial (El vuelo de la Marsellesa), fueron publicados póstumamente en 1921.

 

J.R.R. Tolkien

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Es mayormente conocido por ser el creador de El señor de los Anillos. Además de escribir una de las mejores obras de todos los tiempos, este escritor tuvo una vida apasionante, aunque llena de altibajos.

En 1937 decidió escribir un libro para que leyeran sus hijos, y se inspiró en la idea que había escrito en dicho examen en blanco: nacería así El Hobbit. Una vez escrito dicho libro, Tolkien decidió hacer una continuación en forma de trilogía a la que llamaría El Señor de los Anillos, una obra que relataría la lucha por obtener un anillo mágico en un mundo lleno de seres fantásticos como hobbits, enanos, dragones o magos. A mediados de la década de los 50 publicó los tres volúmenes de la historia: La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres y El Retorno del Rey.

Gracias a los libros de El señor de los anillos se llevó varios premios como el de mejor novela fantástica en la Convención Mundial de Ciencia Ficción. La popularidad de Tolkien fue creciendo y en los primeros años él lo vería como algo bueno, pero no sería así en su vejez. De hecho, ante las numerosas cartas y llamadas que recibía decidió mudarse a la localidad de Bournemouth en 1968, y usar un alias para proteger su privacidad.

Tres años después su esposa falleció y Tolkien se mudó a un apartamento que le prestó la Universidad de Oxford. En sus últimos meses de vida fue nombrado miembro de la Orden del Imperio Británico. Finalmente, J. R. R. Tolkien fallecería el 2 de septiembre de 1981, cuando contaba con 81 años.

 

 

 

Jorge Luis Borges

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Poeta, ensayista y escritor argentino.

Estudia en Ginebra e Inglaterra. Vivió en España desde 1919 hasta su regreso a Argentina en 1921. Colabora en revistas literarias, francesas y españolas, donde publica ensayos y manifiestos.

De regreso a Argentina, participa con Macedonio Fernández en la fundación de las revistas Prisma y Prosa y firma el primer manifiesto ultraísta. En 1923 publica su primer libro de poemas, Fervor de Buenos Aires, y en 1935 Historia universal de la infamia, compuesto por una serie de relatos breves (formato que utilizará en publicaciones posteriores).

Durante los años treinta su fama crece en Argentina y publica diversas obras en colaboración con Bioy Casares, de entre las que cabe subrayar Antología de la literatura fantástica. Durante estos años su actividad literaria se amplía con la crítica literaria y la traducción de autores como Virginia Woolf, Henri Michaux o William Faulkner.

Es bibliotecario en Buenos Aires de 1937 a 1945, conferenciante y profesor de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires, presidente de la Sociedad Argentina de Escritores, miembro de la Academia Argentina de las Letras y director de la Biblioteca Nacional de Argentina desde 1955 hasta 1974. En 1961 comparte con Samuel Beckett el Premio Formentor, otorgado por el Congreso Internacional de Editores. Desde 1964 publica indistintamente en verso y en prosa.

Borges utiliza un singular estilo literario, basado en la interpretación de conceptos como los de tiempo, espacio, destino o realidad. La simbología que utiliza remite a los autores que más le influencian -William Shakespeare, Thomas De Quincey, Rudyard Kipling o Joseph Conrad-, además de la Biblia, la Cábala judía, las primigenias literaturas europeas, la literatura clásica y la filosofía.

Publica libros de poesía como El otro, el mismo, Elogio de la sombra, El oro de los tigres, La rosa profunda, La moneda de hierro y cultiva la prosa en títulos como El informe de Brodie y El libro de arena. En estos años Borges también publica libros en los que se mezclan prosa y verso, libros que aúnan el teatro, la poesía y los cuentos; ejemplos de esta fusión son títulos como La cifra y Los conjurados.

La importancia de su obra se ve reconocida con el Premio Miguel de Cervantes en 1979.

Paulo Coelho de Souza

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Narrador, periodista y guionista de televisión brasileño. Humanista polifacético, Paulo Coelho se ha adentrado con éxito en mundos tan dispares como el de la música, la prensa, el teatro o la televisión, aunque su nombre haya quedado definitivamente consagrado en el ámbito de la narrativa contemporánea, género que ha enriquecido con una de las novelas breves más importantes del último cuarto del siglo XX: El alquimista.

El alquimista se convirtió de inmediato en uno de los mayores éxitos contemporáneos de la literatura escrita en lengua portuguesa. Fue traducida a numerosos idiomas (en la actualidad, hay más de veinticinco versiones en otras tantas lenguas), y durante muchas semanas batió todos los récords de permanencia en las listas de los libros más vendidos de Brasil, Francia, Italia e Israel. En España, la obra despertó tanto interés que, a los diez años de haber aparecido, ya había alcanzado prácticamente las cincuenta reediciones; y en todo el mundo se vendieron, durante el decenio que va desde 1988 hasta 1998, unos diez millones de ejemplares.

La crítica literaria universal, admirada no sólo por la calidad de El alquimista, sino por la sorprendente circunstancia de que Coelho se hubiera convertido de repente en el escritor hispanoamericano que más libros vendía en todo el mundo (después de Gabriel García Márquez), no escatimó sus elogios a la hora de situar esta obrita a la altura de otras piezas maestras del género, como El Principito de Antonie de Saint-Exupéry o Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach.

En efecto, tanta fue la repercusión de El alquimista, que en 1994 fue considerado como “El libro del año” por la Library Association de Estados Unidos, y en mayo de 1996 fue finalista del prestigioso premio Ennio Flaiano de narrativa. Pocos días después (el 2 de junio de 1996), su autor fue distinguido con el premio Crinzane Cavour, uno de los galardones internacionales más importantes de nuestro tiempo. Además, en el mes de abril de aquel mismo año Paulo Coelho había sido reconocido en París con las insignias de Caballero de las Artes y las Letras Francesas.

Además de El alquimista, el escritor brasileño también es autor de otras obras que han merecido el reconocimiento unánime de la crítica universal. Entre ellas, resulta obligado destacar Brida y, sobre todo, A orillas del río de piedra me senté, donde mezcla los ingredientes propios de la novela amorosa y la literatura de viajes para reconstruir una bella aventura de iniciación situada en el marco incomparable del Monasterio de Piedra. En 1996, esta obra de Coelho (que, conocido en su país natal como el “mago das letras”, ha desplazado a Jorge Amado del primer puesto entre los autores brasileños más vendidos) se convirtió en el ejemplar más comprado en la decimotercera Bienal Internacional del Libro de Sao Paulo.

El autor y académico carioca eligió la primavera de 2003 para lanzar a las librerías Once minutos, la novela más erótica de su aplaudido catálogo creativo. Entre otros reconocimientos, Paulo Coelho fue nombrado en Francia Caballero de las Artes y las Letras (1996) y Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor (2000), en el mismo país, y obtuvo el Premio Internacional Flaiano (1996) y el Premio Literario Super Grinzane Cavour (1996). Además, es consejero especial de la Unesco para el programa de convergencia espiritual y diálogos interculturales.

 

Ken Follett

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Ha escrito veinte novelas en los últimos veinticinco años. Las cinco primeras fueron best sellers dedicados al espionaje: La isla de las tormentas (1978), Triple (1979), La clave está en Rebeca (1980), El hombre de San Petersburgo (1982) y El valle de los leones (1986). En Las alas del águila (1982) relataba la historia verídica del rescate de dos empleados de Ross Perot durante la revolución de 1979 en Irán.

 

En 1989 sorprendía a sus lectores con un cambio radical en la temática de sus historias. Ese año publicaba Los pilares de la tierra, una novela que narraba la construcción de una catedral durante la Edad Media. El libro recibió críticas entusiastas y permaneció durante dieciocho semanas en la lista de los libros más vendidos del New York Times. También encabezó las listas en Canadá, Gran Bretaña e Italia, y se mantuvo entre los más vendidos en Alemania durante seis años.

Las tres novelas siguientes, Noche sobre las aguas (1991), Una fortuna peligrosa (1993) y Un lugar llamado libertad (1995) se enmarcaban más en el género de suspense que en el thriller, al que regresó con El tercer gemelo (1996). Según el estudio anual de los best sellers internacionales publicado por Publishing Trends en 1997, este libro ocupó el segundo puesto en ventas a nivel mundial, inmediatamente después de El socio, de John Grisham. Luego vieron la luz En la boca del dragón (1998), otro relato actual de suspense, y Doble juego (2000), un thriller con la Guerra Fría como telón de fondo.

Ken Follett regresó a la época de la Segunda Guerra Mundial para ambientar sus dos siguientes novelas: Alto riesgo (2001), un thriller sobre un grupo de mujeres lanzadas en paracaídas sobre Francia, con la misión de destruir una central telefónica de vital importancia (y que fue galardonado en el 2003 con el Premio Corine), y Vuelo final (2002), que trata sobre una intrépida pareja danesa que huye a Gran Bretaña desde la Dinamarca ocupada en un biplano Hornet Moth reconstruido, y portando información trascendental sobre un nuevo sistema de radar alemán. Les seguiría En el blanco (2005), un thriller contemporáneo centrado en el robo de un virus letal de un laboratorio de investigación. Ambientado en las Highlands de Escocia durante unas navidades, en las que la zona queda aislada debido a una fuerte tormenta, explora la envidia, la desconfianza, la atracción sexual, la rivalidad, la traición encubierta, y la heroicidad que aparece en los individuos en quien menos se espera.

En 2007 aparecía su novela, Un mundo sin fin, la esperada secuela de Los pilares de la tierra. El autor regresaba a Kingsbridge doscientos años después, y los protagonistas eran los descendientes de algunos de los personajes de aquella novela, cuyos destinos se veían truncados por la Peste Negra, la terrible plaga que asoló Europa a mediados del siglo XIV. El libro se situó directamente en el número uno de las listas de los libros más vendidos en Italia, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Francia. En España se convirtió de inmediato en un éxito editorial y fue uno de los libros que ha vendido más ejemplares en menos tiempo.

Ken Follett recibió en el 2008 el Premio Olaguibel del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro por su contribución a la promoción y a la difusión de la arquitectura. En enero de ese mismo año, se erigió una estatua en su honor, esculpida por el distinguido artista español Casto Solano, que fue instalada frente a la Catedral de Santa María, en Vitoria-Gasteiz.

 

Julio Cortázar

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Nació accidentalmente en Bruselas en 1914, su padre era funcionario de la embajada de Argentina en Bélgica, se desempeñaba en esa representación diplomática como agregado comercial.

Hacia fines de la Primera Guerra Mundial, los Cortázar lograron pasar a Suiza gracias a la condición alemana de la abuela materna de Julio, y de allí, poco tiempo más tarde a Barcelona, donde vivieron un año y medio. A los cuatro años volvieron a Argentina y pasó el resto de su infancia en Banfield, en el sur del Gran Buenos Aires, junto a su madre, una tía y Ofelia, su única hermana.

Realizó estudios de Letras y de Magisterio y trabajó como docente en varias ciudades del interior de la Argentina. En 1951 fijó su residencia definitiva en París, desde donde desarrolló una obra literaria única dentro de la lengua castellana. Algunos de sus cuentos se encuentran entre los más perfectos del género. Su novela Rayuela conmocionó el panorama cultural de su tiempo y marcó un hito insoslayable dentro de la narrativa contemporánea.

En 1983, cuando retorna la democracia en Argentina, Cortázar hizo un último viaje a su patria, donde fue recibido cálidamente por sus admiradores, que lo paraban en la calle y le pedían autógrafos, en contraste con la indiferencia de las autoridades nacionales. Después de visitar a varios amigos, regresa a París. Poco después François Mitterrand le otorga la nacionalidad francesa.

El 12 de febrero de 1984 murió en París a causa de una leucemia.

Julio Cortázar es uno de los escritores argentinos más importantes de todos los tiempos.

 

Gabriel García Márquez

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Nació en Aracataca (Colombia) el 6 de marzo de 1927. Sus padres fueron Gabriel García y Luisa Márquez.

Estudió Derecho en la Universidad Nacional de Colombia, pero lo abandonó para dedicarse al periodismo y la literatura.

En 1955, publicó La hojarasca, su primer novela. En 1961, se instaló en Ciudad de México. El mismo año publicó El coronel no tiene quien le escriba y al año siguiente Los funerales de Mamá Grande. En 1967, mandó publicar en Buenos Aires Cien años de soledad, la obra que lo consagró a nivel mundial. En 1972, ganó el Premio Rómulo Gallegos y en 1982, el Premio Nobel de Literatura.

Otras grandes obras suyas son El otoño del patriarca (1975), Crónica de una muerte anunciada (1981), El amor en los tiempos del cólera (1985) y Noticia de un secuestro (1996). Sus memorias fueron publicadas en 2002 con el título de Vivir para contarla.

En sus últimos años padeció de cáncer linfático, mal que provocó su muerte el 17 de abril de 2014, en Ciudad de México.

Diez recomendaciones de autores reconocidos

Autora argentina, Florencia Bonelli es conocida por sus novelas dedicadas al género romántico, situadas de manera habitual en una cuidada ambientación histórica, con especial atención al siglo XIX.

Bonelli estudió Economía en la Universidad Católica de Córdoba y trabajó durante varios años como contadora pública en la ciudad de Buenos Aires, ocupación que abandonó en 1998 para dedicarse por completo a la literatura.

Tras publicar en 1999 Bodas de odio, la popularidad de Bonelli ha ido en aumento poco a poco hasta alcanzar un éxito internacional con su trilogía Caballo de fuego. Además, también ha publicado una antología de relatos y es una colaboradora habitual de diversos medios de comunicación.

Dejá tu comentario