lunes 6 de julio de 2020
Deportes | Maradona | Barcelona |

A 38 años del arribo de Diego Maradona a Barcelona

El 4 de junio de 1982, Diego Armando Maradona firmaba su vínculo con el Barcelona proveniente de Boca Juniors. Un paso por el conjunto catalán sin mucha gloria, pero con sobrante magia.

La carrera de Diego Armando Maradona difícilmente pueda repetirse o por lo menos, asemejarse. Diego fue único dentro y fuera de la cancha. Brilló en cada lugar donde estuvo. Quizás en este recuerdo que retrataremos a continuación, no lo hizo a su máximo nivel futbolístico, como si logró hacerlo en Nápoles o en ciertos lapsos en Boca Juniors o Argentinos. Pero el astro argentino ha logrado estar en el lugar de privilegio que hoy ocupa Lionel Messi, y en el que han figurado estrellas como Romario, Johan Cruyff, Rivaldo y muchas otras figuras del deporte rey, escribiendo la historia de uno de los clubes más famosos de todo el mundo.

image.png

El 4 de junio de 1982, poco antes del comienzo del Mundial de España, Barcelona cumplió un deseo del que venía luchando y negociando durante cuatro años: contratar al mejor jugador del mundo: Diego Armando Maradona. Mientras el astro argentino jugaba en Argentinos Juniors – lo hizo durante cinco años, desde 1976 hasta 1981-, ya había sondeos del conjunto culé para hacerse con sus servicios.
El costo del pase desde Boca Juniors hacia el equipo catalán alcanzó las 1200 millones de pesetas – aproximadamente ocho millones de dólares, absolutamente irrisorio para la época, en términos de costos deportivos, absolutamente lejano a las cifras holgadas por el marketing y la televisación en la actualidad.

image.png

Eso costaba Maradona, en las vísperas de un Mundial en el que se iría expulsado en el partido final de la Segunda Ronda frente a Brasil, luego de caer ante Italia, previo paso por la ronda inicial donde había perdido sorpresivamente el partido inaugural ante Bélgica, en un contexto convulsionado fuera de lo futbolístico por el conflicto en Malvinas que se disputaba en ese momento con Inglaterra.

Su paso en el Barcelona, signado por dificultades

image.png

El ciclo por el conjunto catalán no fue el mejor para Maradona. Contrajo una hepatitis y tuvo una grave lesión en el tobillo (triple lesión ósea) en los dos años que estuvo en el equipo tras el patadón de Andoni Goikoetxea, jugador vasco del Athletic de Bilbao el día 24 de septiembre de 1983.

La lesió de Goikoetxea a Maradona (24/09/1983)

Fernando Signorini, su preparador físico – también lo fue del seleccionado argentino bajo la dirección técnica de Diego entre 2008 y 2010-, explicó que el astro tuvo que reconstruir toda la secuencia biomecánica de su pie, debido a la gravedad de la lesión. El parte de la misma confirmó que tenía “afectado el maléolo peroneal, desviación del tobillo, arrancamiento de ligamento lateral interno y subluxación de toda la zona” -se hablaba también de una triple fractura de tobillo-.

Maradona - Volviendo

La batalla campal

Tras la lesión, Diego regresó: fueron exactamente 106 días hasta su recuperación con vuelta a las canchas. Pero “se la tenía jurada”, al jugador del Athletic en el momento en que la pelota los volvería a juntar. Y tras la final de la Copa del Rey disputada el 27 de febrero de 1984, ocurrió la batalla campal. Maradona recibió una sanción de tres meses, y fue la pincelada final en su paso por Catalunya, para buscar refugio en el lugar que lo vio triunfar y explotar completamente: el Nápoli de Italia.

La Gran Pelea, Final Copa del Rey, Athletic 1 - Barcelona 0

El dato

image.png

Diego Armando Maradona disputó 75 partidos en el conjunto culé. Convirtió 45 goles (0,60). Consiguió tres títulos: una Copa del Rey, una Copa de la Liga (1983), y la Supercopa de España (1984).