domingo 12 de julio de 2020
Deportes | Maradona | Argentina |

A 30 años de "la segunda Mano de Dios" de Diego Maradona

El 13 de junio de 1990, se enfrentaron Argentina y la Unión Soviética, correspondiente a la segunda fecha del Mundial de Italia 1990, en un encuentro clave para la clasificación a la siguiente fase.

El Estadio San Paolo de Nápoles es un lugar sagrado para los maradoneanos y napolitanos. En aquel lugar, se gestaron algunas de las historias más épicas del astro argentino en Europa: Diego explotó en el Nápoli, consagrando al club del sur italiano a nivel nacional e internacional. No hace falta ninguna argumentación ante el lugar donde Maradona obtuvo cinco títulos con el elenco napolitano.

El 13 de junio de 1990, el San Paolo fue testigo de una nueva picardía del diez argentino, que sirvió para sacar de un apuro importante a los dirigidos por Carlos Bilardo, que se encontraban en una situación “de emergencia”, debido a lo sucedido algunos días atrás, en Milan.

Argentina 2 vs URSS 0 Italia 90 FUTBOL RETRO TV

Un Mundial sufrido para Argentina

Hoy, hace 30 años, nos hicimos un juramento: ganarle a la Unión Soviética. Es imposible meter en un minuto el dramatismo de aquél partido. Porque si perdíamos, nos quedábamos afuera en Primera Ronda. Nuestras caras en el himno. El dolor de @NeryPumpidoOK, con la pierna fracturada. Fue como verme a mí mismo, tirado en el Camp Nou. La valentía de @OKGoyco90. Los huevos de @JuanESimon60, del Pepe, del Vasco y del Moncho. Los gritos del @ChechoBatistaOK, ordenando al equipo desde el fondo. Los goles de Pedrito y de @JBurruchaga, que nos dieron una vida más. Los cañonazos del Tiburón Serrizuela. Los piques fulminantes de @ClaudioCaniggia7. Y el apoyo de todos los napolitanos. Está todo acá. Gracias a todos, muchachos!

La Copa Mundial de Italia inició con el pie izquierdo para el seleccionado nacional: la derrota por 1 a 0 ante Camerún en el Estadio San Siro reducía el margen de error al mínimo para obtener la clasificación a la siguiente fase. Bajo este escenario llegaba el turno de enfrentar a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, al encuentro correspondiente a la segunda fecha, en el estadio que reflejó al mejor Diego a nivel clubes. Una nueva caída, hubiera sido el final para un equipo que llegaba a la cita mundialista en el viejo continente como el flamante campeón del mundo cuatro años antes en México.

La segunda Mano de Dios

¿El partido? Un infierno. A los diez minutos de partido, el ex jugador de Unión y campeón mundial con River y la Selección, Nery Alberto Pumpido, se iría del campo de juego fracturado tras un choque con el Vasco Olarticoechea, dándole ingreso al hombre que sería el héroe del mundial en un guiño del destino, tanto para ser la figura frente a Yugoslavia en Cuartos, como ante Italia en Semifinales: Sergio Goycochea.

image.png
El momento de la lesión de Pumpido.

El momento de la lesión de Pumpido.

Mientras el guardameta se acomodaba bajo los tres palos sin saber aún que sería determinante para la llegada del equipo hasta la final del torneo, llegó un córner, y se consumó un nuevo milagro maradoneano.

Tal como había sucedido cuatro años antes, en el encuentro ante Inglaterra en los Cuartos de Final de México 1986, que significó la divinidad futbolística de Diego Armando Maradona, hubo una mano que salvó a la albiceleste de un cachetazo que hubiera significado una eliminación. Al llegar el centro, y tras el cabezazo de un futbolista soviético que dejó fuera de acción a Goyco, el astro estiró su mano derecha y evitó el gol, para el posterior despeje de Sergio Batista. El juez del cotejo, Erik Fredriksson, no cobró nada, mientras los soviéticos se volvían locos reclamando la acción ilícita.

La otra mano de dios.avi

Más tarde, Troglio y Burruchaga sacarían del apuro al conjunto celeste y blanco con sus goles, sentenciando el 2 a 0 final y la reacomodación en el grupo de cara al choque con Rumania en la próxima fecha. El mundial siguió, con una clasificación agónica tras el empate 1 a 1 ante los rumanos, y victorias épicas ante Brasil por 1 a 0, y ante Yugoslavia e Italia por penales, para luego caer de pie ante Alemania en la final, con un equipo diezmado absolutamente desde lo físico y reglamentario, pero con un corazón enorme.

El dato

image.png

La selección argentina es el equipo que menos victorias necesitó para llegar a una final de la Copa Mundial de la FIFA (2). Solo venció a la URSS y a Brasil -empató ante Rumania, Yugoslavia e Italia; y perdió con Camerún en el partido inaugural, y ante Alemania en la final--

Dejá tu comentario