Aire de Santa Fe Digital Aire de Santa Fe Digital

¿El crimen de Jésica Ronsoni fue premeditado?

Homicidio de Jésica Ronsoni

En Rebeldes Sin Siesta conversamos con el Dr. Néstor Oroño, abogado que representa a la familia de Jésica Ronsoni, que este martes se constituyó como querellante en la causa que investiga el crimen de la joven, ocurrido el 9 de octubre en Circunvalación.

El letrado señaló que hay varios elementos probatorios que permiten pensar que Fernando Ochoa, pareja de la víctima, efectivamente fue quien cometió el asesinato. Entre ellos, búsquedas que el acusado realizó en internet en los días previos al hecho, donde consultaba por “los efectos que producen en una persona los impactos de arma de fuego”.

Actualmente, Ochoa se encuentra en prisión preventiva, y fue imputado por el delito de homicidio agravado por el vínculo y por el uso de arma de fuego.

► Leer más: Prisión preventiva para la pareja de la maestra asesinada

“El fiscal Andrés Marchi me confirmó que están prontas a efectuarse importantes diligencias probatorias. Se va a realizar examen de ADN de muestras genéticas obtenidas del cuerpo de la víctima y del imputado, y estamos a la espera del resultado de la prueba de barrido electrónico, a los fines de determinar si se encontraron rastros de pólvora que puedan indicar que el imputado accionó el arma“, sostuvo Oroño.

El entrevistado confirmó que por el momento no han solicitado que se añada el agravante de violencia de género al delito imputado. Explicó que no varía el monto de la pena en relación al homicidio agravado por el vínculo, pero no descartó que, si las pruebas en ejecución muestran que hubo una situación previa que encuadre en un contexto de violencia de género, se recurra al inciso 11 del artículo 80 del Código Penal.

► Leer más: “Jésica va a seguir dándome fuerzas”, dijo el papá de la joven asesinada

Oroño acotó que los familiares más cercanos desconocen si existían antecedentes de violencia de su pareja hacia Jésica: “Sí se ha constatado un cambio de actitud del acusado en los días anteriores al hecho, lo que habría redundado en un aislamiento de Jésica, aunque aún no se sabe bien a qué respondía ese aislamiento”. Entre otros elementos, se están analizando los registros de conversaciones de los teléfonos celulares de la víctima y del acusado.

Además, el abogado manifestó que “el peritaje de algunos dispositivos informáticos arrojó que, en los días previos al hecho, el acusado tuvo la curiosidad de averiguar en la web qué efectos producen en el cuerpo de una persona los impactos de arma de fuego“. Un dato que, a primera vista, sorprende por su crudeza y compromete aún más la situación de Ochoa.

 

► Volvé a escuchar la entrevista al Dr. Oroño